HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Unas catastróficas inundaciones dejan al menos 100 muertos y miles de personas sin hogar en Brasil

El estado meridional de Rio Grande do Sul ha quedado prácticamente aislado del resto del país debido a las inundaciones que han arrasado carreteras, puentes y aeropuertos.

Las fuertes lluvias han provocado inundaciones catastróficas en el sur de Brasil que han causado la muerte de al menos 100 personas y han dejado sin hogar a miles de brasileños. Las autoridades han declarado que se trata de la «peor catástrofe natural» que ha afectado al estado.

El estado meridional de Rio Grande do Sul fue azotado por fuertes lluvias la semana pasada y las inundaciones posteriores han arrasado carreteras, derrumbado puentes y provocado deslizamientos de tierra en todo el estado.

Según las últimas estimaciones de las autoridades estatales de protección civil, 372 personas han resultado heridas y 128 siguen desaparecidas. Más de 1,45 millones de personas se han visto afectadas en 417 de las 497 ciudades del estado y, según las últimas estimaciones, más de 200.000 personas se han tenido que desplazar.

Rio Grande do Sul ha quedado prácticamente aislado del resto de Brasil tras las lluvias, debido a la inundación de las carreteras. El principal aeropuerto del estado ha quedado anegado por el agua y podría estar fuera de servicio durante al menos 30 días.

Una estación de autobuses queda inundada después de fuertes lluvias en Porto Alegre, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, el 8 de mayo de 2024.

Una estación de autobuses queda inundada después de fuertes lluvias en Porto Alegre, estado de Rio Grande do Sul, Brasil, el 8 de mayo de 2024.Andre Penner/Copyright 2024 The AP. All rights reserved

Residentes descansan en un refugio improvisado para personas cuyas casas quedaron inundadas por las fuertes lluvias, en Canoas, estado de Rio Grande do Sul, Brasil.

Residentes descansan en un refugio improvisado para personas cuyas casas quedaron inundadas por las fuertes lluvias, en Canoas, estado de Rio Grande do Sul, Brasil.AP Photo/Carlos Macedo

 

En Porto Alegre, la capital de Rio Grande do Sul, varias instalaciones de tratamiento de agua han dejado de funcionar, por lo que se calcula que el 80% de la población no tiene acceso a agua potable. Se están racionando los suministros y las autoridades están distribuyendo agua potable a hospitales y refugios en camiones cisterna.

Muchas personas también se han quedado sin electricidad después de que las compañías eléctricas cortaran el suministro por motivos de seguridad.

Miles de desplazados por las inundaciones en Rio Grande do Sul

Con miles de personas desplazadas y casas y negocios destruidos, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha prometido que el Gobierno hará «todo lo que (está) en su mano» para contribuir a la recuperación de Rio Grande do Sul.

Pero los esfuerzos de rescate se han visto obstaculizados por los saqueos y las aguas de las inundaciones que aún permanecen en la ciudad. En Porto Alegre, la Policía ha estado proporcionando patrullas de seguridad con barcos e incluso motos acuáticas.

Miles de personas siguen esperando a ser evacuadas y las autoridades han hecho un llamamiento para que cualquiera que posea «cualquier tipo de embarcación» la ofrezca a los equipos de emergencia. Alrededor de 15.000 soldados, bomberos, policías y voluntarios están trabajando para rescatar a personas y transportar ayuda.

Voluntarios ayudan a evacuar a los residentes de una zona inundada por fuertes lluvias en Porto Alegre, Brasil.

Voluntarios ayudan a evacuar a los residentes de una zona inundada por fuertes lluvias en Porto Alegre, Brasil.AP Photo/Andre Penner

 

El esgrimista paralímpico brasileño Vanderson Chaves es uno de los afectados por el desastre. Según declaró a la agencia Associated Press, se ha enfrentado a muchos retos en su carrera, pero ninguno tan horrible como estas inundaciones.

«Es imposible que esto no me afecte. Para competir y entrenar bien, necesitas estar bien psicológicamente. Y yo no lo estoy», afirmó. Las aguas se llevaron su equipo, docenas de medallas, su pasaporte e incluso podrían haber frustrado sus posibilidades de acudir a los Juegos de París en septiembre. También se ha visto desplazado por las inundaciones.

Apenas unos días antes de comenzar el procedimiento para lograr una plaza en los Juegos Paralímpicos de París, el piso del esgrimista paralímpico Vanderson Chávez se inundó.

Apenas unos días antes de comenzar el procedimiento para lograr una plaza en los Juegos Paralímpicos de París, el piso del esgrimista paralímpico Vanderson Chávez se inundó.AP Photo/Andre Penner

 

«Vengo de una zona pobre de Porto Alegre. Para mí, todo es más difícil de conseguir. Soy negro, soy discapacitado. Y ahora esto».

Según los informes, los residentes también se enfrentan a la escasez de suministros esenciales, incluida el agua potable. En muchos lugares, el acceso de los camiones de suministro o de los voluntarios está completamente cortado.

Las autoridades advierten de que se avecinan más lluvias

Las lluvias comenzaron el 29 de abril, con más de 300 milímetros de lluvia caída en menos de una semana, según el Instituto Nacional de Meteorología de Brasil (INMET). Las inundaciones comenzaron en el norte del estado y posteriormente inundaron ciudades más meridionales, entre ellas, Porto Alegre.

Se trata de la cuarta catástrofe medioambientalque sufre Rio Grande do Sul en un año, después de las inundaciones de julio, septiembre y noviembre de 2023.

El estado, que sigue sufriendo las consecuencias de las inundaciones, se enfrenta ahora a la posibilidad de nuevas tormentas. El Centro Nacional de Desastres Naturales de Brasil ha advertido de que la región corre un «alto riesgo» de sufrir más inundaciones. La agencia meteorológica MetSul afirmó que Rio Grande do Sul podría sufrir inundaciones «muy grandes» de «graves proporciones».

La ciudad de Canoas está inundada tras fuertes lluvias en el estado de Rio Grande do Sul.

La ciudad de Canoas está inundada tras fuertes lluvias en el estado de Rio Grande do Sul.AP Photo/Carlos Macedo

 

El miércoles, las autoridades de Porto Alegre pidieron a los socorristas civiles que detuvieran sus operaciones debido a las previsiones de lluvia, rayos y fuertes vientos. El INMET también ha pronosticado una ola de frío para este fin de semana con lluvias adicionales que serán especialmente intensas en el norte y el este del estado.

El general del Ejército brasileño, Marcelo Zucco, uno de los coordinadores de las operaciones de rescate, declaró a la agencia AP que su equipo estaba trabajando a tope antes de las fuertes lluvias que, según las previsiones, azotarán la zona de Porto Alegre este fin de semana. Algunas mejoras en las condiciones habían ayudado a su equipo a acceder finalmente a algunas zonas por tierra el miércoles, pero por la tarde empezaron a caer más lluvias sobre la ciudad.

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más