HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Asesinaron a dueño de estadero por no atender a extorsionistas

No cesan las muertes violentas en el municipio de Soledad (Atlántico). La víctima más reciente es un comerciante que fue atacado a tiros por sujetos que llegaron en motocicleta hasta su negocio, al parecer para que atendiera una llamada extorsiva.

Se trata de Calixto De Jesús Baldovino Ortega, de 50 años, propietario del estadero Terraza Rumbera, ubicado en la calle 36 C con carrera 6A, barrio Renacer de Soledad, donde se registraron los hechos. Según sus familiares, era natural del corregimiento de Barranco de Yuca, Bolívar, y tenía 30 años viviendo y trabajando en la localidad.

Una cámara de seguridad captó el hecho de sangre y a los sujetos que cruzaron algunas palabras con el comerciante y unos segundos después, este dio la espalda para seguir la marcha, pero el parrillero desenfundó un arma de fuego y la descargó repentinamente en su contra. El estruendo de los disparos generó conmoción en los vecinos, dejando en shock a los presentes desde la distancia.

Los primeros indicios de las autoridades señalan que los desconocidos llegaron al lugar para entregarle un celular  con el fin de que atendiera una llamada para, al parecer, intimidarlo para que pagara extorsión. Sin embargo, como se observa en las imágenes, el hombre se negó a recibir el celular y les dio la espalda.

Una vez consumado el violento acto, los sicarios huyeron rápidamente, dejando a Calixto sin vida  en la vía tras recibir un balazo en la cabeza y otro en la región escapular lado derecho.

A las afueras de Medicina Legal, un familiar de la víctima señaló que Calixto no había recibido amenazas de extorsión, sin embargo, ayer llegaron a entregarle un celular para que contestara una llamada. “Primera vez que llegaban a extorsionarlo y lo mataron. Llegaron a entregarle un celular y le dijeron que contestara una llamada, él como que dijo que no lo iba hacer y se fue. Cuando va caminando al hombre como que le da rabia y le dispara”, contó el familiar.

Este reciente asesinato en Soledad ocurre a menos de dos meses del también comerciante Marco Aurelio Díaz Plata, propietario del Mercadito Santa Inés, quien fue atacado con más de 9 disparos a las afueras de su negocio.

Ese día, según la versión entregada por testigos del hecho, Díaz Plata fue abordado por un sujeto que, sin mediar palabra, lo impactó en múltiples oportunidades hasta dejarlo gravemente herido. Aunque fue llevado al hospital más cercano, murió por la gravedad de las lesiones de arma de fuego.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más