HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

El realismo mágico en abril

El mundo hispanoamericano de la lengua y de las artes celebra en el mes de abril que termina, el hecho de que tres de los más importantes autores de la literatura universal fallecieran un mismo día de 1.616: Miguel de Cervantes Saavedra, William Shakespeare y Garcilaso de la Vega.  La Organización de Naciones Unidas en homenaje a estos autores, conmemora cada 23 de abril el Día del Idioma Español, con el objeto de mantener en el mundo el uso y la cultura del idioma de nuestra madre patria.

La Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura-UNESCO en homenaje a estos mismos autores y a muchos otros escritores que fallecieron o nacieron  ese mismo mes y día, lo ha institucionalizado como el “Día Internacional del Libro y los Derechos de autor”, de tal manera que se ha extendido en el mundo de habla hispana, la idea cierta  de que el mes de abril es el mes del idioma con el que nos comunicamos, y el mes de los autores, escritores, literatos,  poetas, editores y cultores del pensamiento y las ideas expresadas en el idioma español.  Porque el libro es un tesoro para la vida y para la memoria según Garcilaso de la Vega: “Si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle, no pediría sólo un pan, pediría un pan y un libro” porque “No sólo de pan vive el hombre”.

Y es también el mes de la poesía, porque la belleza de la vida pasa por la poesía, a decir de Amado Nervo, Gabriela Mistral, Pablo Neruda y de un valioso número de poetas hispanos con reconocimiento de los máximos galardones poéticos, incluidos el Premio Nobel:  Puedo escribir los versos más tristes esta noche.  Escribir por ejemplo: “la noche está estrellada y tiritan, azules, los astros a lo lejos”

A partir de Cervantes, el culto por el idioma español ha sido profuso y con valores mundialmente reconocidos, en escritores, poetas, cuentistas, autores. Desde la narrativa costumbrista, de la naturaleza, la crítica al autoritarismo político, las diferencias ancestrales, biográficas, de tierras, la lucha de clases, la justicia social, etc., la literatura en América hispana, ha tenido prominentes ejemplos ya situados en la inmortalidad, y que en  buena parte del siglo pasado, fueron construyendo el fuerte inicio de la literatura en América y constituyeron lo que se denominó a mediados del siglo XX el boom de las letras hispanoamericanas: José Eustasio Rivera, Gallegos,  Asturias, Carpentier, Uslar Pietri, Borges, Rulfo,  Octavio Paz, Cortázar,  Fuentes, Isabel Allende, Galeano, Vargas Llosa,   para nombrar a los más connotados,  serán siempre recordados en este mes de abril por su definitiva incidencia en la defensa de nuestro lenguaje y por el inmenso valor de sus reconocidas obras, algunos de ellos precursores del realismo mágico.

Del grupo mencionado, cabe destacar la obra inmortal de Gabriel García Márquez, que murió hace 10 años, un 17 de abril,  exponente insuperable de la narrativa denominada el  realismo mágico, máxima expresión de la convivencia de lo real con lo fantástico, de la sublime ficción con la realidad, descrita con personajes naturales que viven entre la realidad y la nostalgia, magia que reseña con inigualable sentido del humor una cultura heredada por años, narradora de triunfos y derrotas, amor y dolor y que defiende la continuidad de la estirpe en escenarios realmente imaginarios.

Por esa magia fantástica que Gabo aplicó en toda su obra a una realidad llamada Macondo, el mes de abril, mes de su dolorosa partida, mes del idioma, de la poesía, del libro, deberá recordarse siempre como el mes del realismo mágico, un mundo literario que ningún mortal ha podido describir y decir como él lo dijo.

*Abogado laboralista*Profesor universitario*Escritor

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más