HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Sin entregar pruebas, Sneyder cumplió su cita con la Fiscalía

Sneyder Pinilla, exsubdirector de Manejo de Desastres de la Unidad Nacional de Gestión de Desastres se presentó en el búnker de la Fiscalía General de la Nación en medio del escándalo de corrupción por la compra de ochenta carrotanques para La Guajira. Lo hizo un día después de Olmedo López, exdirector general de la Unidad.

La diligencia, que inicialmente se había planteado como un interrogatorio pero luego cambió por la voluntad de Pinilla de colaborar, tardó unas tres horas. El exdirectivo llegó al búnker pasadas las dos de la tarde en compañía de su abogado. La reunión contó con tres fiscales que escucharon las propuestas de Pinilla.

En el cónclave el ingeniero y su representante —el exzar anticorrupción Luis Gustavo Moreno— hablaron sobre lo que les gustaría aportar en el proceso judicial a cambio de beneficios jurídicos. Aunque aún no hay una matriz concreta de colaboración, la Fiscalía examinará lo dicho por Pinilla y tomará sus decisiones.

Quien fuera uno de los funcionarios más importantes de la UNGRD fue escuchado por el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, el delegado para el Crimen Organizado, la fiscal novena delegada ante la Corte y la fiscal 79 de la Dirección Especializada contra la Corrupción.

La declaración de Sneyder Pinilla, quien aún no le entrega a la justicia las pruebas que presuntamente involucran a políticos en una red de coimas, se da un día después de que Olmedo López también declaró en la Fiscalía en Bogotá. Antes de entrar afirmó que recibe burlas por parte de sus excompañeros, a quienes delató o delatará.

“La historia me dará la razón, en la medida en que he decidido romper mi silencio, aun cuando mis anteriores amigos hoy me satanizan y se burlan de mí, haciendo uso del micrófono a través de sus amigos, dejando ver que esto que estoy haciendo es una especie de espectáculo, cuando en realidad estoy asumiendo un riesgo de muerte con muchísima valentía y gallardía”, afirmó López.

Tanto López como Pinilla están vinculados a una investigación en la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría por las presuntas irregularidades en medio de la compra de ochenta carrotanques para surtir de agua a comunidades vulnerables de La Guajira. Según lo que pretenden probar ante la Fiscalía, que les asignó esquemas de seguridad para continuar escuchándolos, en la UNGRD se creó una red de sobornos que llegó hasta el Congreso.

Sneyder Pinilla señaló a Sandra Ortiz, exconsejera presidencial para las Regiones, como la mensajera del Gobierno en el supuesto entramado de corrupción.De acuerdo con su versión, la exconsejera era la presunta encargada de entregarle $3.000 millones al presidente del Senado, Iván Name, y $1.000 millones al presidente de la Cámara de Representantes, Andrés Calle.

El objetivo, aseveró el exfuncionario, era influir en la aprobación de las reformas del Gobierno en el Congreso, con el auspicio del actual director de la Dirección Nacional de Inteligencia y exdirector del Departamento Administrativo de la Presidencia, Carlos Ramón González. El ministro del Interior, Luis Fernando Velasco, también exdirector de la UNGRD, rechazó los señalamientos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más