HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

´Policía miente e indujo a grave error a la Fiscalía´

La Fiscalía General de la Nación desmintió este viernes un comunicado publicado horas antes por la Policía Nacional relacionado con las interceptaciones realizadas al teléfono de Marelbys Meza, exniñera del hijo de Laura Sarabia, la jefa de gabinete del gobierno del presidente Petro.

Según el ente de control, la Policía habría omitido información. Además, aseguró que la interceptación al teléfono de Meza habría durado 10 días y no 72 horas, como dijo la institución policial.

“Es falso el argumento citado por la Policía Nacional en un comunicado dirigido a la opinión pública en el que indica que el 26 de enero del año en curso un investigador adscrito a la Dijín solicitó interceptar las líneas telefónicas de la exniñera y de la mujer que ayudaba en las labores domésticas a la jefe de gabinete, Laura Sarabia”, señaló el ente acusador.

En el comunicado de la Policía se señalaba que el investigador pidió que se sumaran dos líneas en el marco de una investigación contra el Clan del Golfo. Sin embargo, agregó que 72 horas después de que inició la intercepción, el funcionario pidió cancelar la actividad argumentando que “no correspondía a la motivación fundada”.

“El analista informó que ese requerimiento obedecía a su actuación dentro de una investigación que un fiscal había autorizado, el 26 de enero de 2023, mediante la cual se ordenó ingresar dos líneas telefónicas al proceso investigativo contra una organización criminal, con base en solicitud realizada por un investigador de la Dijin”, señala el texto de la Policía.

“Tras verificar la información, se determinó que efectivamente en la fecha en mención se autorizó dicha actividad, la cual comenzó a implementarse el 30 de enero, pero que 72 horas después el analista solicitó, ante la autoridad competente, cancelar la línea del proceso investigativo, argumentando que no correspondía a la motivación fundada”, subraya el comunicado en el que la Policía manifiesta que su dirección general dispuso que se realizaran las investigaciones de rigor.

De acuerdo con la Fiscalía, la realidad de los hechos es la siguiente: “El 26 de enero, mediante informe de policía judicial, un funcionario de la Dijín solicitó la interceptación de dos líneas telefónicas distintas a las de la exniñera y la otra mujer. Luego, el 30 de enero, otro uniformado de la Policía Nacional elaboró un formato en el que indicó que una fuente anónima aseguraba que las líneas celular de la exniñera y de la otra persona pertenecían a alias La Cocinera y alias La Madrina, dos presuntas integrantes del Clan del Golfo. Posteriormente, pidió formalmente intervenir esos números telefónicos. Finalmente, y con base en estos documentos, se indujo en error a un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales, que ordenó intervenir las comunicaciones de las dos mujeres”, aseguró.

De igual manera, la Fiscalía manifestó que el 9 de febrero “luego de mantener interceptadas las líneas durante diez días, el investigador de la Dijín pidió suspender la actividad porque no arrojaba información sobre el Clan del Golfo y se escuchaban conversaciones personales. “De esta manera, está plenamente establecido que la solicitud de interceptar las líneas de las personas que trabajaron para la jefe de Gabinete de la Presidencia de la República fue hecha un día después de que la señora Sarabia Torres y su esposo denunciaran la pérdida de 4.000 dólares”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más