HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Enfermera se quitó la vida

La joven ya había intentado suicidarse el día domingo ingiriendo un sin número de pastillas, pero en la noche del lunes utilizó otro método.

Desesperada y tal vez sumergida en la depresión, que consiste en una tristeza persistente por problemas personales, amorosos o económicos, una joven decidió acabar con su vida a los 23 años de edad al interior de su habitación en el oriente de Santa Marta.

La tragedia ocurrió carrera 5 #9D – 10 del barrio Chimila 2, momentos en que la mujer identificada como Jineth Marcela Espeleta Álvarez se encontraba su alcoba, cerró con seguro la puerta y tomó una sábana; la amarró a la viga del techo y luego se suspendió de la misma.

Sus familiares al notar su silencio y ausencia, además de percatarse que la puerta tenía seguro, decidieron forzar la misma y al ingresar se toparon con la dantesca escena del cuerpo de Espeleta Álvarez colgando de la sabana.

La joven de inmediato fue socorrida y trasladada en el menor tiempo posible hasta la sala de urgencias de la clínica Gestión Salud (antiguo Salucoop), en donde los médicos de turno confirmaron su deceso minutos más tarde producto de la presión que se hizo a la altura de su cuello.

De Jineth Espeleta se supo que era enfermera y laboraba en una clínica privada de la ciudad. Así mismo, que el día domingo ya había atentado contra su vida al ingerir un sin número de pastillas, pero la rápida reacción de sus allegados lograron salvar su vida.

La inspección técnica del cadáver estuvo a cargo de los funcionarios adscritos a la unidad móvil de criminalística de la Policía Judicial, quienes al terminar el mismo llevaron el cuerpo hasta la morgue de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en donde le practicaron la necropsia.