HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Sector gastronómico reportó un ´bajón´ del 40% en ventas

DURANTE LA SEMANA SANTA 

El gremio gastronómico afirma que los samarios y barranquilleros fueron los protagonistas de esta ‘minitemporada’. 

Luego de que el sector gastronómico de Santa Marta mostrara su preocupación ante el bajón de clientes en los restaurantes durante los primeros días de Semana Santa, Paola Narváez, directora ejecutiva de Acodres, Capítulo Magdalena, indicó que las ventas reportaron un 40% menos en comparación al año anterior, que repuntó un 120%.

 “Las ventas históricamente en una Semana Santa son por encima del 120% hasta el 130% de la proyección, que quiere decir, que en esta temporada bajaron 40 puntos comparando con el año anterior, llegamos solo al 90%”, señaló Narváez.

Aseguró que el balance de la ‘minitemporada’ para la industria gastronómica fue ‘regular’.

“Esta Semana Santa nos pone a reflexionar por lo que debemos tomar acciones desde el sector privado y público para mantener temporadas en todo el año, la primera es jalonear más turistas en diferentes épocas del año para que las actividades económicas que dependen de ella se sostengan y segundo apostarle al turismo local”.

Las afectaciones que dejaron las cancelaciones de las frecuencias áreas de las aerolíneas Viva Air y Ultra Air a Santa Marta fue muy negativo para este importante sector.

“El turista que estaba programado para venir a la ciudad no llegó por vía aérea y los tiquetes de las otras compañías aumentaron siendo uno de los destinos más costosos en Semana Santa para poder disfrutar en vacaciones, esto hizo que se viera sobre todo en el sector de comensales en nuestros restaurantes”.

De acuerdo con la líder gremial, al inicio de la Semana Mayor, las ventas bajaron un 40%. “Nunca se había visto en años anteriores. Digamos que desde el viernes y durante los seis días hasta el miércoles santo las ventas reportaron un bajón del 40%. Eso se notó no solamente en la parte gastronómica, sino también en la parte hotelera, en las playas, en los puntos turísticos de interés de la ciudad”.

Sin embargo, otra de las alternativas que mantenía esperanzado al sector, era la llegada de los turistas vía terrestre.

 “Esa fue la esperanza del sector para poder subir en las ventas. Los samarios y barranquilleros fueron los protagonistas de esta temporada, a no ser por ellos hubiera sido peor el escenario”, subrayó.

Los días jueves, viernes y sábado santo las ventas subieron, pero muy estables. “No fue un aumento muy significativo, pero el común denominador de todos nuestros asociados a que la temporada fue regular y que los días que salvaron la Semana Mayor fue este último fin de semana donde llegaron más comensales a los restaurantes”, señaló.

Por último, resaltó la organización que hubo durante los días santos. “Es importante tener en cuenta la organización que se tuvo desde el PMU en articulación de lo público y privado con las autoridades en donde se mejoraron las experiencias en la ciudad. Se hizo un buen trabajo por parte de las autoridades”, puntualizó Paola Narváez.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más