HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Los 10 globos que se le desinflan al gobierno de Gustavo Petro

Este diario chequeó el antiplan de promesas que Alejandro Gaviria dice que Petro incumplirá, que van desde el tren a Barranquilla y proyectos como la entrega de tierras.

El viaje del presidente Gustavo Petro a la región del Pacífico dejó en evidencia su discurso ambivalente a la hora de hablar de obras públicas. Por un lado, el mandatario prometió ambiciosos e imprevistos proyectos que, según dijo, transformarán la vida de las comunidades apartadas, pero luego les bajó las expectativas a estos ‘globos’ que echó a volar, asegurando que hay agentes externos (como la Fiscalía y la Procuraduría) que buscan impedirle gobernar.

En esta visita oficial el presidente hizo anuncios con los que comprometió unos 200.000 millones de pesos para iniciativas que van desde la creación de un Centro de Investigaciones hasta la construcción de carreteras, un puerto y una central hidroeléctrica. Lo llamativo del caso es que algunos de esos proyectos surgieron como ideas del mandatario al visitar el territorio, pero no están planificados y con ellos se comprometió presupuesto imprevisto.

 

Esta serie de ‘promesas al aire’ que hizo el presidente generó cuestionamientos entre sus opositores e incluso motivó a su exministro de Educación, Alejandro Gaviria, a hacer un nuevo pronóstico que denominó como el “antiplan de desarrollo” del Gobierno para hacer referencia a 10 ambiciosas iniciativas que Petro prometió y que Gaviria apuesta que no se materializarán.

Este diario se dio a la tarea de recopilar los avances y retrasos que han tenido estas 10 sonadas promesas que el jefe de Estado ha hecho, con el objetivo de constatar si se quedarán en el aire cuando Petro salga del gobierno, como lo asegura Gaviria, o si, por el contrario, son apuestas decididas de la Casa de Nariño.

Pista aérea para La Guajira todavía no despega

La primera apuesta de Petro que criticó Gaviria fue la de construir una pista aérea internacional en la alta Guajira en asocio con las comunidades wayuu con fines turísticos. Este ambicioso proyecto fue anunciado por el mandatario a mediados de 2023, pero lo cierto es que a la fecha esta obra –que no está en el Plan de Desarrollo– todavía no ha empezado a materializarse.

En 2023 el ministro de Transporte, William Camargo, aseguró que la apuesta sería realizar una pista aérea de entre 1.800 y 2.200 metros y aclaró que en la ejecución de estas obras se vincularían los Batallones de Ingenieros del Ejército Nacional. El 13 de enero, Petro detalló que le solicitó a la Aeronáutica Civil que le dé prioridad a la construcción de esta pista aérea en La Guajira, pero este proceso es lento, dispendioso y costoso.

Y es que este mega proyecto de infraestructura requiere una minuciosa planificación y podría tener retrasos como ocurre con la construcción de la segunda pista del aeropuerto José María Córdova de Rionegro, cuyo costo se estima en más de un billón de pesos.

 

Tren elevado a Barranquilla está en planos

Una de las propuestas de campaña de Petro que más generó polémica fue la construcción de una línea férrea elevada entre Buenaventura y Barranquilla, pues según cálculos de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), una iniciativa de esta magnitud podría costarle a la Nación entre 650 y 700 billones de pesos.

Sin embargo, el Gobierno ha empezado a poner las primeras ‘piedras’ de esta obra al invertirle 25.000 millones de pesos a la firma del contrato de los estudios, a nivel de prefactibilidad, para reactivar el Corredor Férreo del Pacífico desde el Puerto de Buenaventura y su conexión con el Corredor Férreo Central, para unir así ese puerto marítimo del Pacífico con el Caribe.

Y aunque con ello, en la práctica, este megaproyecto arrancó, lo cierto es que no está claro cuándo verá la luz y se podrán materializar sus obras porque no se han precisado los costos de la construcción y el presidente ha planteado que se podría realizar en asocio con el gobierno chino.

Más anuncios que obras de universidades nuevas

Una de las banderas más claves del discurso de Petro es la de la educación y su principal apuesta en esa materia es la construcción de 23 nuevas universidades y sedes universitaria en territorios como Arauca, Caquetá, Casanare, El Catatumbo, Chocó, Meta Nariño, entre otros, para crear así 500.000 nuevos cupos para personas de esos lugares.

Jairo Torres, presidente del Sistema Universitario Estatal (SUE), le aclaró a este diario que difícilmente para el final de gobierno de Petro se verán materializadas estas obras porque requieren estudios y análisis técnicos y financieros antes de adelantar la construcción, y la única que hasta ahora ha mostrado avances en esa materia ha sido la de El Tarra, en Norte de Santander.

 

Hidrógeno verde avanza a paso lento

Entre las propuesta de Petro en el Pacífico que Gaviria más cuestionó está la que hizo en El Charco, Nariño, donde el presidente señaló que se podría empezar a producir hidrógeno verde gracias a la cantidad de agua dulce y la energía geotérmica que podría desarrollarse en la cadena de volcanes de la cordillera Central.

Aunque fue una idea que Petro lanzó en sus redes sociales, lo cierto es que su gobierno sí avanza en la investigación y desarrollo de la industria del hidrógeno verde, ya que este es uno de los pilares en los que sustenta su plan de transición energética, y quedó claro con la firma a mediados de 2023 del convenio con el gobierno de Alemania para la cooperación en la producción de hidrógeno verde y sus derivados para su exportación hacia esa nación europea.

Pese a ello, Gaviria se enfocó en lo dicho por el mandatario en El Charco y le lanzó dardos asegurando que la “improvisación carismática” se volvió en un “eje de gobierno, los planes irrealizables que van quedando en nada, la negación de cualquier atisbo de sensatez, la retórica altisonante que desplaza el posibilismo, el cambio convertido en palabras vacías”.

Las EPS serían reemplazadas sin planificación

Otra de las críticas que el exministro le hizo al presidente fue sobre la tesis de que en el lapso de seis meses, con la puesta en marcha de la polémica reforma a la salud que sigue en trámite en el Senado, se reemplace a las EPS por un “sistema de información”.

Y es que con ese proyecto reformista el Gobierno pretende que el manejo de la información del sistema se concentre en la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres), iniciativa que ha generado críticas de gremios del sector de la salud que aseguran que la Adres no está en capacidad de administrar información propia, hacer el giro directo a las prestadoras de servicios y analizar los recursos gestionados.

Paso del petróleo al turismo es apresurado

El presidente Petro planea que para el final de su gobierno Colombia se transforme en una potencia turística haciendo que el país reciba a 7 millones y medio de turistas anualmente y piense incluso en alcanzar la cifra de 15 millones de turista para reemplazar el 100 % de las divisas petroleras.

En 2023 el país superó la cifra de 5,5 millones de turistas y calificó el hecho como un logro en el propósito de reemplazar en el corto plazo las divisas petroleras, pero Gaviria dijo que es contradictorio porque los turistas vendrán a Colombia en aviones propulsados por petróleo, lo que representa según él una “confusión entre oferta y demanda”.

 

Con el propósito de atraer el turismo el Gobierno ha desplegado campañas como la que hizo en Suiza con la polémica ‘Casa Colombia’ en Davos en la que invirtió más de 4.000 millones de pesos y que, según la Casa de Nariño, generó oportunidades de inversiones que ascienden a los 256 millones de dólares. Natalia Bayona, directora de la Organización Mundial del Turismo, señaló que la visión de Petro en turismo es correcta, pero la transición será a mediano y no a corto plazo.

La entrega de tierras quedará incompleta

El exministro también planteó que la promesa de Petro de entregar 3 millones de hectáreas de tierra con la inversión de 60 billones de pesos, se quedará en el aire. La meta fue tan ambiciosa que incluso el presidente le bajó las expectativas desde el Cauca, donde en diciembre del año pasado reconoció que “tengo temores de que esa cifra de 3 millones de hectáreas que quedó escrita en los Acuerdos de Paz (con las Farc) se vuelva ilusoria”.

Los resultados en esta materia no han sido los esperados y esto se vio reflejado en las cifras oficiales de un informe técnico de la Agencia Nacional de Tierras (ANT) que para agosto de 2023 reportó que solo había logrado formalizar 200.000 hectáreas. No obstante, el Gobierno defendió que para diciembre había formalizado 1.430.000 hectáreas de tierra para familias campesinas, indígenas y afro.

Por ahora, para 2024 la meta de Petro es comprarle 500.000 hectáreas a los ganaderos para después entregárselas a diversas asociaciones y cooperativas de campesinos.

Polémicas labores para acciones comunales

El presidente ha puesto sobre la mesa en reiteradas ocasiones que las Juntas de Acción Comunal tengan contratos con el Estado para que se encarguen de asuntos como la pavimentación de vías terciarias y la instalación de fibra óptica para llevar conexión a internet a las zonas más apartadas del país, pero la propuesta no ha mostrado resultados.

El Ministerio de las TIC invitó en 2023 a los operadores comunitarios para que presentaran proyectos de conectividad digital y el ahora ministro de las TIC defendió que es una propuesta viable, argumentando que las Juntas de Acción Comunal tienen más de 400 iniciativas de conectividad funcionando en el país.

“A los que se burlan de que sean las Juntas de Acción Comunal quienes instalen fibra óptica les contamos que ya existen más de 400 iniciativas en el país. Otro dato, la conexión de TV por cable nació en parte por las llamadas parabólicas comunitarias”, defendió Lizcano sobre la propuesta.

Le prometió un parque eólico a los wayuu

Otra apuesta de Petro que el exministro Gaviria puso en duda fue la entrega del parque eólico Jepírachi para que sea operado por parte de la comunidad wayuu en La Guajira. Esta fue una especie de “regalo” del presidente a esa comunidad indígena, luego de que ese parque eólico agotó su vida útil en 2023 tras haber operado por dos décadas.

El Gobierno aseguró que se encargaría de adelantar una repotenciación de la infraestructura así como un ajuste en materia regulatoria, por lo que la promesa sigue en pie y se anunció que el Ministerio de Minas y Energía invertirá 45.000 millones de pesos para el desarrollo de “comunidades energéticas” en las áreas de influencia de EPM y Afinia.

Ahora propone canal interoceánico para el Chocó

El más reciente globo que lanzó el presidente es el de la construcción de un canal en el departamento del Chocó. Al respecto, el jefe de Estado detalló el 27 de enero pasado que sería viable realizar una consulta previa para analizar los términos para la construcción de un “canal interoceánico”, de la mano con las autoridades locales, y las organizaciones civiles y comunitarias.

“Aquí han hablado del tal canal Atrato-Truandó. Hablemos de eso, yo he hablado de eso sin conocerlo mucho. El único departamento de Colombia que tiene costas en ambos océanos es el Chocó. ¿No debería ser el más rico? ¿Cuál otro departamento de Colombia puede decir eso?”, planteó el mandatario.

Y pese a las buenas intenciones, Petro dejó claro que solo es una propuesta, pues invitó a la población y a las autoridades chocoanas a que organicen una consulta previa para que analicen, debatan y discutan los términos en que se realizaría esta megaobra.

Radiografía: los ‘peros’ de Petro para cumplir sus promesas

En el año y medio que lleva en el poder, el presidente Gustavo Petro ha dado una serie de excusas para cumplir con las ambiciosas promesas de campaña. Al inicio de su gobierno habló de la interferencia de un “enemigo interno” y luego cuestionó las decisiones de la Corte Constitucional que han representado trabas para iniciativas como la “paz total” y la declaratoria de emergencia en La Guajira.

Ahora Petro defiende que los jefes de la Procuraduría General, Margarita Cabello, y de Fiscalía General, Francisco Barbosa, quieren afectar su gobierno y ha llegado al punto de asegurar que cuatro años en el poder no serán suficientes para invitar públicamente a la ciudadanía a que elija a otro presidente de izquierda en las elecciones de 2026.