HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

La grandeza de un hombre de Estado 

La grandeza es un concepto que encierra muchas facetas y, por tanto, es multivariable: desde la superioridad objetiva la mayoría de las veces heredada hasta una percepción subjetiva. 

Hablamos de personas que están en un extremo superior de la gama y que logran triunfar con esfuerzo, porque se han esforzado tanto en lo intelectual como en aspectos de su personalidad, posicionándose por encima de gente de su generación.

Indudablemente, es la inteligencia la propulsora de esa superioridad, pero hay otros factores como la generosidad, bondad, excelencia, grandeza de espíritu, pero por especialmente la humildad que debe practicarse cotidianamente.

Escribo sobre este tema porque hablando con un amigo me dijo definitivamente al presidente le falta grandeza: ¿Por qué maltratar y excluir a los gremios?; ¿Por qué quiere desbaratar un sistema de salud que requiere ajustes, frenando los recursos que le son necesarios para existir, simplemente por su terquedad y la de su exministra Corcho?; ¿Por qué su incoherencia en el discurso como candidato contra los políticos y ahora como presidente, e insistir en utilizar las mismas estrategias de estos para pasar sus reformas e incluso amenazar por imponerlas modo decreto? ¿Por qué su irrespeto a la gente del común que fue quien lo eligió o a personalidades mundiales, nacionales, sin la cortesía de respetar el tiempo de los demás, insistiendo en romper la regla universal de la puntualidad, máxime tratándose de quien representa a un país, inventando excusas que hacen sonrojar a un niño?;¿Por qué no oír las voces de quienes también quieren el bien del país, si necesidad de tratarlos con arrogancia y dando respuestas que solo denotan  la falta de inteligencia emocional o humildad al imponer únicamente, sus puntos de vista? ¿Por qué no aceptar que los gritos de rechazo en los estadios, que creo van a continuar, no es por su hija adolescente, quien los sufrió injustamente, son contra el presidente y su gobierno?

¿Por qué solo utiliza las redes para  defenderse con argucias y mentiras, de lo que no puede demostrar en ejecutorias y en un buen gobierno?; Por qué cree que los colombianos en su mayoría solo ven en sus discursos la misma retahíla ideologizada impregnada de sitios comunes de una izquierda que ha fracasado en gran parte del mundo?;  ¿Por qué no entender que este país a través de las  últimas encuestas, no comparten su forma, estilo, manejo y falta de generosidad en el manejo de la cosa pública?

Aristóteles, alumno de Platón, entendió que la política y la ética son inseparables: “la comunidad política existe para lograr el bien, y no solo para vivir en sociedad”. Para él “El Estado surge simplemente como una salvaguarda de la vida, opera y se edifica en la prosecución de la eudaimonia, es decir la grandeza moral”. El líder debe ser quien debe lograr la grandeza moral (1) Hirschberger.

Un jefe de Estado es una persona que se ubica por encima de cualquier visión partidaria y lo que le importa es el bien común obviamente, asumiendo todas sus responsabilidades y los quehaceres y funciones propios de su cargo.

El general Álvaro Valencia Tovar decía que “un estadista piensa en las próximas generaciones, el político lo hace mirando hacia las próximas elecciones”.

El presidente debería reunir el valor de ser una persona que quiere servir con coherencia a Colombia, sin importar si se es de izquierda o derecha. Somos todos un pueblo, no son necesarias la arrogancia y la mezquindad, perjudicando a los demás, incluso dictatorialmente al imponer su posición. Tenga la grandeza de un jefe de Estado, sea humilde, no nos humille ante la Comunidad internacional, emitiendo sus juicios y opiniones sin pensar en el sentir de la Patria.

*Columnista 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más