HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

El antipetro

No era fácil para los argentinos escoger entre un Ministro de Hacienda que estaba presidiendo una catástrofe económica y un político recién llegado que llevaba el concepto de la libertad hasta extremos impensables. Lo más llamativo es que hubo una alta participación y que votaron con alegría. Ocurrió lo inesperado: que el triunfo del que llamaban una persona que estaba por fuera del juego lo anunciara no la autoridad electoral, sino el propio Ministro de Hacienda, candidato perdedor, como si esa dependencia tuviera acceso privilegiado a la información.

Para los colombianos aparece como algo muy raro que un Ministro de Hacienda en ejercicio compita abiertamente con el apoyo del gobierno en una campaña electoral y que, además, ejerza el privilegio público de informar con anticipación el resultado oficial hasta el punto de declararse perdedor y felicitar a su contrincante. Es que por allá ocurren algunas cosas muy raras. Increíble, en un país tan bello, tan rico, con tanta gente capaz y que, sin duda, perdió el rumbo hace varias décadas, pero todavía camina con la frente en alto como si nada hubiera pasado.

Milei dijo muchas cosas inconvenientes durante la campaña presidencial. Muchos lo consideran el Trump argentino. Quizás una de las principales características en su comportamiento político es la retórica algo incendiaria. Que al candidato Massa que acababa de hacer un gesto caballeroso, lo denominara “canalla” porque ofreció retirarse inmediatamente del Ministerio de Hacienda para que Milei se ocupara de la gravísima situación económica que heredaba, es un ejemplo de la actitud moderada que ha venido adoptando cuando ya el ejercicio del poder es ineludible muestra que tomó muy en serio la estrategia electoral de Trump al rechazar contundentemente la tradición que venía imponiéndose de utilizar en todos los niveles un lenguaje ‘políticamente correcto’. Algo de eso ya se ha introducido en Colombia, infortunadamente, una pésima aplicación de una concepción exagerada, sin límite, sobre la libertad de expresión.

Mientras Petro ha anunciado en Colombia estatizar todo lo que se pueda, Milei anuncia privatizar todo lo que sea posible, y ello desde el primer día. Cómo puede hacerlo el próximo diez de diciembre, como si eso no requiriera algunos estudios previos y en muchos casos la aprobación legislativa.

La situación minoritaria en el Congreso de Milei es asombrosa. No se ve cómo podrá hacer eso en cuestión de horas, como si así no se afectaran poderosísimos intereses y miles de empleos.

La dolarización de la economía es otra propuesta central que tampoco se logra en cuestión de meses. Y ya debe haberse prestado para quién sabe cuántas especulaciones. El manejo de la moneda argentina ha sido muy tortuoso. Uno se pregunta cómo pueden los ciudadanos lidiar con semejante tema.

La otra gran propuesta es la eliminación del banco central. Esa institución no ha cumplido la tarea rigurosa y en ocasiones impopular que le corresponde. Ha emitido, sin ton ni son, miles de millones y generado así una inflación descomunal. Por fortuna, nuestro Banco Central, no obstante fuertes presiones, mantiene los lineamientos fundamentales de una macroeconomía sana.

Milei promete, como Trump, un MAGA, o sea, hacer que la Argentina vuelva a ser una potencia mundial dentro de 35 años.

Hay que monitorear lo que ocurra en Argentina porque sus recetas pueden ser fatales, como algunas de las de Petro aquí.

*Exministro de Estado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más