HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Desconfianza ciudadana

La soberanía reside esencial y originariamente en el pueblo, razón por la que todo poder público debe dimanar del pueblo e instituirse para su beneficio, lo que afirma que la soberanía, elemento esencial del Estado constitucional de derecho moderno, toda vez que funda la condición que la soberanía no la puede detentar una persona, familia ni ningún grupo sea cual fuere, sino que sea el pueblo quien de manera organizada deberá decidir sus propios designios.

Dicho de otra forma, es el componente constitutivo de la vida en democracia, requerida de la construcción de instituciones que garanticen y materialicen el respeto a los derechos humanos y la eficiente prestación de los servicios públicos, entre ellos, educación, salud y seguridad pública, lo que determina e implica que los ciudadanos de una misma región puedan convivir en armonía, cada uno respetando los derechos individuales del otro, amén de ser la acción integrada que desarrolla el Estado, con la colaboración de la ciudadanía y de otras organizaciones de interés público, destinadas a asegurar su convivencia, desarrollo pacífico y la erradicación de la violencia.

Es por lo cual que la realización eficiente de las tareas fundamentales de todas y cada una de las instituciones debe generar confianza en los ciudadanos, misma que se percibe deteriorada, por creerse que los gobiernos están divorciados  de las necesidades colectivas, sumado desafortunadamente a altos como preocupantes niveles de corrupción. No demuestran definitivamente los gobiernos la eficacia de sus instituciones, ni despliegan las amplias y necesarias políticas públicas requeridas, lo que no ha permitido los superiores beneficios y aprovechamientos que clama la colectividad.

La ausencia de confianza ciudadana tiene consecuencias perniciosas y hasta perversas si se quiere, al menos eso dicen algunos, puesto que es ella, la confianza, la base de la legitimidad de las instituciones públicas y por ende de los gobiernos, ya que en casos de crisis es sustancial el apoyo irrestricto de la ciudadanía para cumplir las medidas para enfrentarla de manera adecuada.

Clave sin duda para generar confianza ciudadana es la competencia y los valores. Competencia que se genera cuando los gobiernos brindan servicios que responden a las necesidades ciudadanas, y los valores, cuando los gobiernos demuestran integridad, apertura y el ejercicio del poder en aras del interés público, en lo que la escuela, la educación, debe ser la esperanza de una vida digna y cada vez mejor.

Es aspecto que igualmente preocupa y debe atenderse como corresponde, requiriendo lo cual como consecuencia las más de las reflexiones y acciones inmediatas, toda vez que la crisis de legitimidad de las instituciones garantes de la seguridad pública, así como del Poder Legislativo, donde se supone que se dan cita los representantes  de la ciudadanía y comunidad entera, obligados están o por lo menos estarían  a hacer realidades las necesidades muchas y los anhelos colectivos que tienen, en la verdad que el verdadero valor de una nación no es, ni puede ser cosa distinta que el mismo valor de las personas que la conforman. [email protected]

*Abogado

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más