HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Mujer murió por asfixia mecánica

CONFIRMA MEDICINA LEGAL

Laury Yisel Guzmán Becerra, la joven oriunda del municipio de La Jagua de Ibirico, hallada sin vida el pasado 27 de junio dentro de una habitación en la zona céntrica de Bucaramanga, murió por asfixia mecánica o ahorcamiento, según determinaron los exámenes forenses de Medicina Legal.

El principal sospechoso de su muerte, es un hombre al que familiares y amigos lo identifican como compañero de trabajo de la joven y presuntamente pareja sentimental, con quien la vieron por última vez ingresar al apartamento donde ocurrieron los hechos.

Lisaury Guzmán, hermana de la víctima, explicó que en los videos de las cámaras de seguridad del lugar de hospedaje, quedó grabado el momento en el que la pareja ingresó, pero hasta el momento nada se ha sabido de ese hombre a quien solo conocen como Jhonatan.

“Ella se fue con grandes sueños, le truncaron su camino, pero la justicia de Dios es infinita y todo se esclarecerá. Jamás pensé que Laury Yisel volvería al pueblo de esta manera, es un dolor muy grande y por ello exigimos a las autoridades justicia”, dijo.

El día de los hechos, el subcomandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, coronel Juan Andrés Guzmán, confirmó que el cuerpo de la joven no presentaba heridas ni lesiones, por lo que las investigaciones se agilizaron para determinar las causas de la muerte.

Como se recordará, Laury Yisel Guzmán Becerra estaba desaparecida desde el pasado domingo 25 de junio, luego de haber salido con unos amigos y su presunto compañero sentimental, a disfrutar de su día libre en establecimiento nocturno. La joven había sido vista por última vez en la carrera 34 con 16, en inmediaciones de la discoteca Champions, de la ciudad de Bucaramanga.

Holguer Guzmán, el padre de la fallecida, aseguró que el cuerpo de su hija estaba morado, al igual que el rostro. “Hay muchas cosas que no cuadran y si ese hombre no debe nada, por qué huyó y no se ha presentado ante las autoridades a dar su declaración, se llevó el teléfono de mi hija. Lo que necesitamos es justicia, nuestra familia pide justicia”, aseguró.

“Siempre me llamaba tres veces al día, me notificaba donde estaba por eso yo actuó, porque me pareció extraño que el lunes no lo hiciera.  Ella salió de mi casa y del pueblo en noviembre pasado a Bucaramanga a donde mi hermana para ayudarla con una niña, luego se independizó y empezó a trabajar en una tienda de maquillaje”, dijo Doris Becerra, mamá de la víctima.

EN SU HONOR

“Que nunca te abandonen el amor y la verdad, llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón, contarán con el favor de Dios y tendrás buena fama entre la gente” (Proverbios 3:3-4).

Este mensaje bíblico acompaña un gran mural que en La Jagua de Ibirico realizaron en homenaje a la joven de 21 años.

Alanda Payares, prima de Laury Yisel Guzmán Becerra, dijo que la muerte de la joven ha sido un golpe muy duro para la familia, por ello, miembros de una fundación a la que Laury perteneció, y sus allegados, hicieron un mural como símbolo para exigir justicia.

“El mural es la representación de su gran corazón, ella a cada persona que conoció dio su granito de arena, fue una joven llena de luz que irradiaba alegría, sueño y amor. Nuestro clamor es que se haga justicia, no podemos permitir que sigan matando a las mujeres en Colombia y que tengamos miedo de salir a la calle. Exigimos cárcel para el culpable de este hecho.”, aseguró.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más