HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Tensiones en gobierno de coalición 

En democracia los resultados electorales definen quién está mandato para ser gobierno y quiénes componen el Congreso y eso lo determinan los electores; quién gana la elección presidencial, así sea por un voto, es un gobernante legal y legítimo, pero en el Congreso –lugar por excelencia para el análisis y debate de las reformas que se pretende promover-, igualmente si no se tiene las mayorías es necesario hacer coaliciones con otros fuerzas políticas para obtenerlas y esto conlleva  acuerdos alrededor del contenido de las políticas públicas y de las reformas que se quieren impulsar.

Esto es necesario recordarlo para entender el funcionamiento del gobierno actual, que es uno de coalición. Por ello es normal, como lo hemos visto hasta el momento, que haya diferencias entre los miembros del equipo de gobierno y entre las bancadas que lo apoyan en el Congreso a propósito del contenido de las reformas. Y hasta el momento el Presidente Gustavo Petro ha sabido conducir ese equipo con sus diferencias, con algunas salidas de tono producto más de una tendencia de los tiempos actuales de muchos gobiernos de direccionar sus decisiones a través de las redes sociales. Y por ahora la mayoría de los altos funcionarios del gobierno han actuado de manera acorde y con madurez.

La tensión que afloró en los medios al conocerse un documento con la posición del actual ministro de educación y anterior ministro de salud en un gobierno anterior, frente al proyecto de reforma de la salud, que entiendo se ha venido debatiendo al interior del gobierno y con algunos sectores interesados, pero que hasta el momento se trata de documentos-borrador, como es normal en una iniciativa en debate. Esto es importante recalcarlo, una cosa sería un gobierno –no importa de qué signo político- con una mayoría absoluta tanto en la elección presidencial como en el Congreso, donde seguramente lo que primaría serían unas orientaciones tendientes a imponer o direccionar el sentido de unas reformas, pero como en este caso se trata de una coalición de partidos, las reformas e iniciativas deben ser debatidas y lograr acuerdos. En ese sentido el propio Presidente ha sido claro en señalar que al interior del gobierno hay diversidad de opiniones, no unanimismos, sobre los diversos temas y para eso se hacen los debates en el Consejo de Ministros o en otros espacios técnicos que se construyen para el análisis y discusión.

Ya vimos algo parecido a propósito de la reforma tributaria el año anterior, donde la experiencia y credibilidad frente a organismos financieros internacionales del ministro de hacienda, le permitió llevar la voz cantante, lógicamente de acuerdo con las orientaciones del Presidente. Igual seguramente lo seguiremos viendo en el tema de la transición energética, en las reformas laboral y pensional que igual pretende impulsar el actual gobierno. Por ello debemos destacar tanto la posición de la ministra de salud, como del ministro de educación y muy seguramente de otros ministros de expresar sus puntos de vista sobre las iniciativas, sus reparos y seguramente sus iniciativas de cambio del proyecto.

Algunos sectores de partidarios de la coalición de gobierno, pueden tener la tendencia a creer que se puede y se debe imponer el contenido de unas determinadas reformas. Pero el Presidente sabe muy bien, que mantener la estabilidad de la coalición de gobierno en el Congreso y también en el ejecutivo, requiere una capacidad de construir consensos, que conllevan ceder en aspectos de contenido de algunas reformas. Ahora bien, este es un año electoral –habrá en octubre elecciones regionales y locales- y ese puede ser un incentivo perverso para que se desbarate los acuerdos en el Congreso. Ojalá no suceda.

*Profesor universitario.

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más