HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Dos mil familias lo perdieron todo por las inundaciones

Actualmente la ciudad está en calamidad pública para atender a los damnificados de esta ola invernal. Colchonetas, electrodomésticos y otros enseres del hogar, se dañaron por el desbordamiento del río Manzanares y la quebrada Tamacá. Según el IDEAM se avecinan nuevas precipitaciones.      

Las crecientes súbitas de los afluentes que nacen en la Sierra Nevada, como el río Manzanares y la quebrada Tamacá, han dejado el saldo de 1.610 familias damnificadas en la zona urbana. Los desbordamientos de estos afluentes en las últimas horas provocaron emergencia en 20 barrios de Santa Marta. Según la información de los organismos de socorro, en algunas viviendas el nivel del agua alcanzaba los 50 centímetros y hasta los 2 metros de altura, por lo que las pérdidas materiales son cuantiosas.

La calamidad fue atendida por la alcaldesa Virna Johnson, que en un recorrido por las zonas afectadas informó que se adelantó un censo para para identificar los tipos de ayudas necesarias, las áreas anegadas también fueron asistidas por maquinaria amarilla, una brigada de salud y de aseo que recogió el material inservible arrastrado por las escorrentías superficiales.

«Además de las familias damnificadas en la ciudad, también debemos decir que cerca de 300 más en el sector rural sufrieron daños. Estuvimos en uno de los sectores más golpeados, el barrio Simón Bolívar. Hay personas que requieren urgentemente un subsidio de arriendo para que tengan donde estar de manera temporal mientras se recupera la casa. La mayoría requieren de ayudas humanitarias, como mercados y frazadas», puntualizó la mandataria.

Los barrios Villa del Carmen, Villa Betel, Las Malvinas, Minuto de Dios, Timayuí I y II, Colinas del Río, 8 de Febrero, El Mayor, La Esmeralda, María Eugenia, Pamplonita, Salamanca, Santana, Simón Bolívar, Tayrona, San Pedro Alejandrino, Villa del Río I y II y Villa Universitaria. De igual forma las veredas Plan de las Ollas, Central Córdoba, Girocasaca, Tierra Linda, Boquerón, La Lisa y San Isidro reportaron emergencia.

“Estamos comprometidos como Distrito con todas las emergencias que se puedan enfrentar. Hemos atendido distintas partes de la ciudad donde se presentaron afectaciones a causa de esta emergencia. Iniciamos los trabajos para caracterizar las viviendas afectadas y generar las acciones administrativas correspondientes para las ayudas humanitarias que se van a entregar”, recalcó Marcelino K’david, jefe (e) de la Oficina de Gestión del Riesgo y Cambio Climático (Ogricc).

Durante las lluvias, la Ogricc y los bomberos desplegaron acciones de búsqueda de un menor de edad que fue reportado como caído al río Manzanares. Al respecto no hay un dato oficial que precise qué ocurrió con esta persona.

Es oportuno indicar que, para atender las afectaciones que se han registrado desde el inicio de esta segunda ola de lluvias, y las que estarían pronto a presentarse hasta mediados de diciembre, el ejecutivo distrital declaró la calamidad pública a través del Decreto 228 del 20 de septiembre de 2022, como parte del protocolo para la preparación institucional.

LA ATENCIÓN DE DAMNIFICADOS

El capitán Ricardo Chahín, comandante operativo del Cuerpo de Bomberos de Santa Marta, expresó que, “hemos visto una pequeña llovizna sobre la ciudad, pero en la parte alta llueve desde temprano y eso provoca las crecientes súbitas. Según el IDEAM las precipitaciones continuarán en las próximas horas y se prevé que irán hasta finales de noviembre o principios de diciembre. Sí son bastante las personas afectadas, hay quienes lo perdieron todo, hoy están sin techo. Los que residen en la ladera de los ríos les invitamos a que estén alertas sobre el aumento de los niveles”.

En Villa Betel, por ejemplo, las unidades bomberiles lograron el rescate de una adulta mayor que no podía movilizarse y su vivienda había empezado a inundarse. “En sectores como Las Malvinas y Timayui se hizo evacuación de personal, tanto jóvenes como adultos. Queremos resaltar la capacidad de respuesta que tuvieron las comunidades en esta emergencia, cuando las lluvias se dan en la ciudad tal vez las personas tienen más tiempo para alzar los enseres, pero esto fue un tema súbito. Por fortuna, los desbordamientos se presentaron en la tarde y no a media noche, cuando las personas están durmiendo”, precisó José Manuel Chahín, comandante de esta institución humanitaria.

Por su parte, el coronel Karlotz Omaña, comandante de la Defensa Civil en el Magdalena, explicó que las precipitaciones empezaron muy temprano en el macizo, montañoso lo cual causó el aumento de los caudales de los cuerpos hídricos que nacen en el área.

“La malla vial de la ciudad colapsó por el encharcamiento en sectores de alto riesgo, asimismo hubo un importante arrastre de material”, precisó Omaña quien acotó que como cuerpo de socorro adelantan labores de monitoreo de los niveles de los ríos Piedras, Guachaca, Buritaca, Mendihuaca, Don Diego y Ancho; así como en sus afluentes aportantes.

AYUDA DEL GOBIERNO NACIONAL 

La alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, viajó a la ciudad de Bogotá donde sostuvo una reunión con el director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Javier Pava, quien le ratificó que esta agencia asistirá a las 1.900 familias que resultaron damnificadas en las últimas horas.

«Gestionamos apoyo para la atención de los afectados por la creciente súbita del río Manzanares tras varias horas de lluvia. Acordamos que la UNGRD enviará kits de ayuda y recursos para contratar más maquinaria», argumentó Johnson.

Mientras se materializa esta promesa, las entidades operativas que hacen parte del Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastres, así como con la red de voluntariado Cobasa, aseguraron que continúan ejecutando las acciones de mitigación del riesgo que resulten necesarias en nuevos puntos de afectación identificados, para llevar a cabo la evaluación de daños y análisis de necesidades.

OTRA ONDA TROPICAL  

En el marco de la actual temporada de huracanes, una nueva onda tropical hace tránsito por océano Atlántico con dirección hacia el norte del caribe colombiano, así lo informó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

“Para los próximos días, especialmente el fin de semana e inicio de la próxima semana, se prevé el ingreso de un nuevo sistema. Esta onda tropical generará fuertes precipitaciones, especialmente en el mar caribe central-oriental. También lluvias significativas en la región caribe”, informó la directora general del Ideam, Yolanda González.

Hace dos semanas el sistema meteorológico reportó el tránsito de una onda tropical que generó impactos principalmente en La Guajira, donde aún las personas afectadas aún reciben ayudas. Este fenómeno se convirtió, en cuestiones de horas, en huracán cuando pasó por el archipiélago de San Andrés, provocando fuertes precipitaciones y daños en la infraestructura de la isla.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más