HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Empleo para celebrar el trabajo

Durante los 128 años en los que hemos conmemorado el 1 de mayo como la fecha de las reivindicaciones laborales, el ámbito del trabajo en Colombia ha evolucionado de manera notable. Este compromiso no solo ha elevado la calidad de vida de muchos colombianos, sino que también ha servido de ejemplo para otros sectores y países en desarrollo.

Sin embargo, a pesar de estos avances, aún nos enfrentamos a desafíos significativos en nuestra lucha por construir un país donde el empleo formal sea la norma y no la excepción. La formalización laboral es crucial, ya que permite a los trabajadores acceder a sistemas de protección social y contribuir de manera efectiva al desarrollo económico y aseguran recursos para necesidades básicas como alimentación, educación y otros beneficios esenciales.

Uno de los mayores retos que tenemos es adaptar el mercado laboral a las necesidades de la nueva generación, que demanda flexibilidad para balancear el trabajo con tiempo para la familia y proyectos personales. Estas expectativas son parte de una evolución natural del mercado laboral que exige innovación en las políticas de empleo para fomentar tanto la productividad como el bienestar personal.

Un ejemplo concreto de cómo se pueden desarrollar oportunidades laborales que atiendan tanto a las necesidades del mercado como a las de las personas es la iniciativa “Empleo Hay” de la Cámara Colombo Americana, AmCham Colombia. Gracias al compromiso de la Fundación Buffett y de las más de 850 empresas participantes este programa ha logrado generar 9.770 empleos para jóvenes vulnerables, demostrando que es posible alinear los intereses empresariales con el desarrollo social y el bienestar de los ciudadanos.

Es imperativo reconocer también que aún falta mucho para alcanzar la equidad en las oportunidades de empleo. Combatir la pobreza y crear más y mejor empleo digno y productivo son pasos esenciales para generar riqueza y mejorar la calidad de vida de todos los colombianos. Además, debemos valorar y dignificar todas las labores, especialmente aquellas realizadas en la economía del cuidado, cuya contribución es vital, aunque frecuentemente menospreciada y no remunerada.

El empleo no es solo un medio para obtener ingresos, es también una fuente de propósito y dignidad, de reducción de la delincuencia e inseguridad, un pilar de realización personal y profesional. Por lo tanto, una reforma laboral debe asumir con gran responsabilidad los desafíos actuales y futuros, que sea flexible y coherente con las necesidades del tejido empresarial -conformado en su mayoría por microempresas- y permita, a través de las oportunidades y el ingreso sostenible, reducir las brechas sociales para mayor inclusión y equidad.

En la conmemoración del Día del Trabajo, la mejor forma de celebrar es reconocer los logros obtenidos y reflexionar críticamente sobre las necesidades actuales del país y del mercado laboral, buscando siempre avanzar sin imponer límites innecesarios.

Es esencial reconocer que existen nuevas modalidades de trabajo contemporáneas que deben ser consideradas. Para fomentar el bienestar en Colombia es crucial facilitar la viabilidad del sector privado, al tiempo que se promueve activamente el desarrollo social.

Con esfuerzo y unidad, podemos convertir los retos en oportunidades y hacer del empleo digno una realidad accesible para todos.

*Presidenta de AmCham Colombia y Aliadas

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más