HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Instalan monumento de ‘Mariposas amarillas’ en honor a García Márquez

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

Gran complacencia entre los conductores, empresarios de la hotelería, prestadores de servicios turísticos, comerciantes y residentes en el balneario turístico de El Rodadero ha generado la instalación de un monumento alusivo a las mariposas amarillas en honor al escritor Gabriel García Márquez.

La escultura que es de autoría del arquitecto Luis García corresponde a una mariposa amarilla gigante que reposa sobre una máquina de escribir como un homenaje al Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, quien nació en Aracataca (Magdalena) un 6 de marzo de 1927.

Precisamente hace pocos días se conmemoraron 10 años del fallecimiento de ‘Gabo’, ocurrido en Ciudad de México un 17 de abril del 2014. Las autoridades municipales de Aracataca de manera conjunta con la Universidad del Magdalena, Cajamag, la Gobernación y con el apoyo del Ministerio de la Cultura, las Artes y los Saberes organizaron diversos actos culturales con el objetivo de exaltar el legado literario de Gabriel García Márquez.

En opinión de Javier Sánchez Polanco, administrador de empresas y Máster en dirección de organizaciones turísticas, ese monumento junto a otro que se erigirá en la rotonda cerca al hotel Yuldama y al restaurante Pescaito, y que será alusivo a la novela ‘Cien años de soledad’ darán una mejor imagen a El Rodadero más allá del turismo sol y playa.

“Creo que el tema literario podría darle un nuevo impulso al balneario de El Rodadero con un enfoque relacionado al turismo cultural, en muy buena hora llegan estas esculturas que nos recuerdan a un escritor, periodista, cineasta, a un Premio Nobel de Literatura y a un genio universal como lo fue Gabriel García Márquez”, precisó Sánchez.

De acuerdo con lo informado a esta casa periodística, los monumentos que se encuentran en construcción contarán además con una ornamentación natural y una iluminación nocturna, aunque desde ya se sugiere la instalación de un semáforo preventivo en aras de que los conductores reduzcan la velocidad y evitar así accidentes en ese punto neurálgico.

No cabe duda de que el monumento de la mariposa amarilla evoca la literatura de Gabriel García Márquez toda vez que las mariposas son un símbolo de soledad y amor entre los protagonistas de Cien años de soledad, Meme y Mauricio Babilonia, quienes conforme avanza la trama su amor se va convirtiendo en bandadas de mariposas amarillas, siendo un amor que sofoca, lleno de ansiedad, siendo una metáfora al amor imposible.

Los seguidores y fanáticos de ‘Gabo’ saben que el color amarillo era su favorito, impregnando la literatura colombiana con este representativo color, tanto así que una vez dijo: “mientras haya flores amarillas nada malo puede ocurrirme”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más