HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

NACION-PUBLICIDAD

NACION-Leaderboard1

Van casi 30.000 hectáreas quemadas por incendios forestales en Colombia

El fenómeno de El Niño ha desencadenado una serie de incendios en todo el país, que repercuten tanto en la salud de la población como para el medio ambiente y la fauna.

Según datos oficiales revelados por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), hasta la fecha, se ha presentado un total de 478 incendios que han consumido aproximadamente 28,968 hectáreas de vegetación.

Además de la pérdida directa de hábitats naturales y recursos forestales, los incendios han provocado 134 casos de desabastecimiento de agua, inundaciones en 60 áreas y 57 incidentes de movimientos en masa.

El número de personas afectadas y en riesgo por el desastre ambiental supera las 100,000 debido a la exposición al humo y a condiciones ambientales.

“Los incendios terminan generando combustión de biomasa, material que termina reaccionando con el fuego y se generan contaminantes al aire”, explicó a la AFP Jorge Bonilla, director del seminario de Economía Ambiental (REES) de la privada Universidad de los Andes.

“Algunos de estos contaminantes se presentan en forma de sólidos suspendidos o aerosoles, que se conocen como material particulado, y otros contaminantes como óxido de nitrógeno o monóxido de carbono que terminan afectado la salud”, resaltó.

Por lo tanto, las autoridades bogotanas recomiendan no salir a la calle y usar mascarillas, una medida que ya acatan decenas de ciudadanos de forma preventiva.

“La calidad del aire va a seguir empeorándose si no se controlan los incendios debido a que cada vez se concentran más y más emisiones”, alertó Bonilla.

Ante la emergencia, la UNGRD anunció medidas preventivas y de respuesta para mitigar los impactos ambientales en el país. “No solo buscamos atender la emergencia, sino también fortalecer a las comunidades y los territorios, mediante la implementación de acciones preventivas, educativas y de adaptación al cambio climático, que nos permitan reducir la vulnerabilidad y el riesgo de desastre en el país”, explica Olmedo López Martínez, director general de la UNGRD.

La entidad también advirtió que “se prevé que el fenómeno se intensifique en los próximos meses, lo que podría agravar aún más la emergencia”.

Además, el Ministerio de Ambiente, en vista de las afectaciones a la fauna por el fuego, lanzó una serie de lineamientos a los mandatarios para la protección de la fauna silvestre “instamos a fortalecer el componente de atención a animales silvestres y restauración ecológica al interior de las estrategias de gestión de eventos climáticos extremos como el fenómeno de El Niño en todo el territorio nacional”, dice el documento.

AFECTACIÓN A ECOSISTEMAS

El comportamiento de los incendios forestales está generando consecuencias en diversos ecosistemas, planteando interrogantes sobre las repercusiones a corto y largo plazo.

Stijn Hantson, profesor de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad del Rosario, proporcionó una visión sobre la complejidad de este fenómeno.

En cuanto a la relación entre biodiversidad y fuego, Hantson destacó la diversidad de respuestas según el ecosistema.

Mientras en ciertos lugares, como el Amazonas, los incendios representan un desastre que afecta negativamente la biodiversidad, en otros, como la sabana, el fuego puede tener efectos positivos al fomentar la coexistencia entre árboles y pastos.

«En relación al tema, siempre se ha mantenido una visión bastante simplista, y es evidente que el fuego puede causar mucho daño. Sin embargo, al observar puramente el funcionamiento de los ecosistemas, se aprecia que ciertos sistemas han evolucionado durante millones de años con la frecuente ocurrencia de fuegos. En estos ecosistemas, la presencia del fuego es algo natural”, afirmó Hantson.

El profesor habló de los casos de Bogotá y el Páramo de Berlín, donde la presencia de plantas exóticas como pino, eucalipto y acacia contribuyó a incendios más intensos, afectando la ecología de estos ecosistemas.

Por otra parte, se pensaba que los páramos no sufrían incendios naturales, investigaciones recientes indican que esto podría no ser cierto. Sin embargo, la adaptación de la vegetación del páramo al fuego sigue siendo un enigma, con posibles impactos en la biodiversidad y el paisaje, agregó el profesor.

En términos de impactos a corto plazo, Hantson señaló que los incendios intensos pueden resultar en la pérdida total de vegetación y erosión del suelo, especialmente en áreas donde la vegetación natural ya es escasa, como en los cerros.

“Hemos enfatizado la importancia de la restauración ecológica, una medida multifuncional que busca incrementar la biodiversidad, conservar los suelos, mejorar el suministro de agua y reducir el riesgo de incendios futuros en los cerros”, dijo Hantson.

El profesor hizo énfasis en la necesidad de abordar la restauración ecológica de manera planificada y a largo plazo./Colprensa