HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Nuevos aires para una ciudad unida y próspera

No tengo duda que será Santa Marta en el presente cuatrienio que recién inicia y en ruta a sus primeros 500 años de fundación, una ciudad renovada, plena, reconciliada, ávida de progreso, desarrollo, crecimiento, con oportunidades para todos, rediviva, bien administrada, sin la mentira permanente desde los cargos superiores, la absurda demagogia ni el barato populismo. Es la nuestra hoy una ciudad expectante, cuya ciudadanía y comunidad desea ver por fin realizadas las esperanzas y anhelos de una mejor unidad territorial, gestionada al máximo y con la mira puesta en convertirse en el destino turístico universal del que nos sintamos sanamente orgullosos.

Esperamos ansiosos un nuevo como grande y útil ciclo administrativo público al servicio de todos sin excepción ninguna. Una ciudad devuelta y soportada en la otrora dignidad hidalga que forjaron y gozaron nuestros mayores. Una dirigencia transparente, honesta, decente, honorable y sin intereses particulares, sino preocupada y ocupada por defender bien y mejor los sagrados y superiores intereses, provechos y hacienda de la colectividad, con acciones que se traduzcan en una comunidad plena de principios y valores excelsos.

Creería que seremos una ciudad asumida desde la localidad y trabajada para construirla sobre lo construido en ruta de redimensionarla como bien y mejor merece. Queremos un terruño, clamor general, que empiece a escribir desde ya con caracteres broncíneos su nueva historia. Empoderada, cesada en sus horribles años, trasegada en labores, sumida en la búsqueda y procura del mejoramiento permanente y continuo de lo edificante y definitivamente excelente.

Tenemos que potenciar nuestro porvenir, lo que debe y tiene que ser tarea de todos, explotar nuestras potencialidades naturales y humanas, la gran diversidad cultural que poseemos. Ante nosotros el futuro que tenemos que hacer grande, recuperar y enderezar los caminos para no seguir andando a la deriva ni al garete.

Importará que esta nueva dirigencia nos ayude a salir de la desastrosa situación financiera, suplir las muchas deficiencias administrativas públicas, renegociar la deuda, velar por una eficiente seguridad implantando e implementando lo que necesario sea en irrestricto apoyo a la fuerza pública, generar trabajo y empleo, velar por una educación y salud de calidad y recuperar a todo trance el espacio público; más por cuanto como ciudad decana en estas latitudes obligados estamos a dar ejemplo, no solo departamental, regional y nacionalmente, sino en lo que atañe a la instancia internacional.

Se impone superar los grandes como graves problemas y desafíos que acusamos, los cuales invitan a como ciudadanos de bien, reconciliarnos, acercarnos, acordar, pactar, rodear a nuestro alcalde, de quien con la firmeza, entereza, decisión, responsabilidad y compromiso que le conocemos y la ayuda de todos, seguro estamos que no cejará hasta cambiar la ciudad como ella merece en este período histórico, en los órdenes social, ambiental, económica y de seguridad, entre otros muchos.

Una nueva Santa Marta queremos y necesitamos en manera importante y urgente, lo que obliga poner sin condiciones nuestro compromiso al servicio de esta gran ciudad asomada a sus primeros 500 años. Hagámonos sentir y hagamos sentir al mundo la Santa Marta del Mañana.

*Jurista.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más