HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Matronas de Mamatoco y los ‘bollos tres puntá’

Más allá de moler el maíz, amasarlo, envolverlo en la hoja del bijao y cocinarlo, ellas están escribiendo una historia colectiva con la que combaten el olvido, porque el bollo tres puntá es símbolo de tejido social, amor por la tradición y deleite innegable.

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

En esa apuesta por seguir afianzando a Santa Marta como un destino de turismo gastronómico cautivante y generador de experiencias para el deleite a los distintos paladares, las matronas o artesanas de la memoria gastronómica brindaron sus ‘bollos tres puntá’.

El ‘XI Festival del Bollo Tres Puntá’ en Mamatoco es un evento ‘al aire libre’ a donde acudieron varios mamatoqueros, turistas e invitados quienes se reunieron en la calle principal junto a la cancha deportiva para disfrutar de esta riqueza culinaria que encantó el paladar de los asistentes.

Ayer domingo hubo bollo tres puntá acompañado con bonito, queso, carne de cordero, chivo y otros alimentos, los cuales ‘volaron’ literalmente por su sabrosura. Carlos José Mattos Perilla, líder de la organización del evento, se mostró satisfecho con la masiva concurrencia y el éxito total logrado.

Los miembros de la Fundación del Adulto Mayor San Jerónimo de Mamatoco, así como los integrantes del Comité Cívico de ese emblemático sector de Santa Marta se sobraron por la buena organización y la agenda cultural variada que incluyó un conversatorio, muestra de bailes, exposición fotográfica y la entrega de reconocimientos.

Durante el evento se exhibió un documental realizado por la Universidad del Magdalena bajo la dirección de Jorge Elias Caro, en donde se exalta el legado gastronómico del bollo tres puntá con su aporte a la tradición alimenticia y la explicación del surgimiento de su nombre que hace alusión a los tres picos de la Sierra Nevada de Santa Marta. Hubo un conversatorio ameno con la participación de Jaime Castro Mozo, creador de la danza del bollo tres puntá; Carlos Mattos Perilla, gestor cultural y comunitario, coordinador del festival; Jorge Elias Caro, representante de la alma mater y como moderador estuvo el periodista Víctor Polo Rodríguez.

Vale mencionar que el maíz, ingrediente principal del bollo tres puntá, fue esencial en la nutrición de las comunidades prehispánicas, y la historia de los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta abraza a este majestuoso alimento que transmitieron de generación en generación.

Las matronas del presente preparan el bollo tres puntá: limpio, de queso y de panela con coco, tres versiones que al probarlas roban suspiros y generan recordación. Más allá de moler el maíz, amasarlo, envolverlo en la hoja del bijao y cocinarlo, ellas están escribiendo una historia colectiva con la que combaten el olvido, porque el bollo tres puntá es símbolo de tejido social, amor por la tradición y deleite innegable.

“Hoy las hijas, sobrinas y nietas de esas matronas luchan unidas para salvaguardar y exponer al mundo este legado gastronómico palpitando en Mamatoco, que en sus inicios fue un asentamiento indígena; luego, corregimiento y hoy es un barrio tradicional de Santa Marta”, afirma Ivethe Noriega Herazo, directora de Proyección Cultural de la Universidad del Magdalena, quien estuvo en el evento junto al Vicerrector de Investigación, Jorge Elías Caro.

Matronas es una palabra que requiere de fuerza para pronunciarla, pero, más que una palabra, es una forma de ser. Son autoridad cultural, referentes de identidad local y guardianas de la comida genuina y la cocina lenta que se hace con amor.

En el barrio Mamatoco de Santa Marta, las matronas herederas y defensoras de un acervo culinario unieron sus sabores y sentires para preservar el bollo tres puntá; y, desde el esfuerzo comunitario, quieren darlo a conocer más allá del Caribe Colombiano con apoyo de la Alcaldía Distrital de Santa Marta, a través del FODCA, la secretaria de Cultura, Yunia Palacios, la fundación “Casa en el Árbol” de Taliana Vargas Carrillo y la Universidad del Magdalena con su rector Pablo Vera Salazar.

No cabe duda de que el bollo tres puntá sigue latiendo como late el corazón de las matronas que luchan contra la comida rápida preparando este manjar con ingredientes auténticos y generando escenarios de encuentro y cooperación. La comunidad mamatoquera les reconoce sus aportes a la vida cultural y la memoria de los paladares de Mamatoco y Santa Marta.

Matronas de Mamatoco y los ‘bollos tres puntá’ Matronas de Mamatoco y los ‘bollos tres puntá’

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más