HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Bombardeos en zonas inundadas de Ucrania tras la destrucción de una represa

Jersón, Ucrania

Por Yulia Silina

Ucrania y Rusia se acusaron mutuamente de bombardear el jueves las zonas anegadas en la región de Jersón, donde se están evacuando a miles de civiles tras las inundaciones causadas por la destrucción de una represa.

La destrucción de la represa de Kajovka el martes obligó a la evacuaciones masivas tras la subida de las aguas del río Dniéper, en el sur de Ucrania.

Los ucranianos acusaron al ejército ruso de bombardear Jersón durante las operaciones de rescate.

Según Kiev, una persona murió y 18 resultaron heridas, incluidos miembros de los servicios de rescate.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, calificó a los rescatistas que trabajan «bajo el fuego» ruso de «heroicos», en un mensaje publicado en redes sociales tras visitar la región, donde más 600 km2 de territorio están bajo el agua.

Por ahora, las autoridades ucranianas y las de la ocupación rusa informaron de seis fallecidos.

Las autoridades de ocupación rusa en Ucrania acusaron por su parte a Kiev de bombardear la zona y matar a dos personas, una de ellas una mujer embarazada, en el centro de evacuación de Golan Pristan, en la zona bajo control ruso.

 

– Batalla de dos horas –

Por otra parte, el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigu, declaró que sus tropas habían repelido el jueves un ataque en la región de Zaporiyia, más al norte, en momentos en que Kiev dice ultimar una contraofensiva para recuperar territorios.

«Hoy (jueves) a la 01H30 (22H30 GMT del miércoles) de la mañana en la zona de Zaporiyia, el enemigo intentó abrirse camino en nuestra defensa con (…) hasta 1.500 hombres y 150 vehículos blindados», afirmó Shoigu en un comunicado. «El enemigo fue bloqueado y retrocede con graves pérdidas», añadió.

Tras una batalla de dos horas, las fuerzas ucranianas perdieron 30 tanques, 11 vehículos de combate de infantería y hasta 350 hombres.

Estas informaciones no pudieron ser verificadas con una fuente independiente.

Ucrania y Rusia se echan la culpa recíprocamente de la destrucción de la represa, que hace temer una catástrofe humanitaria y ecológica.

Kiev acusa a Moscú de querer frenar la ofensiva ucraniana hacia el sur, y para el presidente ruso, Vladimir Putin, fue una «salvajada» cometida por los ucranianos.

Según el gobierno ucraniano, 2.339 personas fueron evacuadas de la zona inundada, donde 32 localidades quedaron sumergidas.

Del lado ruso fueron evacuadas «5.000 personas», indicó Vladimir Saldo, un responsable de la administración local rusa, en Telegram.

Más de 20.000 hogares estaban sin corriente, según el ministro ucraniano de Energía, German Galushchenko, quien pidió a Europa que suministrase más electricidad al país.

 

Sin riesgo nuclear «inminente»

Galushchenko afirmó que la central nuclear de Zaporiyia, enfriada con las aguas del río Dniéper, no presentaba «ningún riesgo inminente por ahora» pero que era necesario «vigilar la situación».

Previa evaluación, se comprobó que la operación de bombeo de agua «debía poder continuar aunque el nivel bajase de los 12,7 metros», aseguró el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en un comunicado.

Poco antes, el jefe del operador ucraniano Ukrhydroenergo, Igor Syrota, había alertado que las reservas de agua de la represa ya no bastaban para enfriar los reactores de la planta, la mayor de Europa.

Cuando ya no se pueda usar el agua de la represa, la central podrá utilizar «una gran piscina de retención situada a proximidad, así como reservas más pequeñas y pozos en el lugar, que podrán proporcionar agua de enfriamiento durante varios meses», detalló el OIEA.

En Jersón, Tatiana Olmechenko, de 65 años, contó a AFP que esperó durante dos días a los socorristas y que tuvo que salir por sus medios por una ventana rota para llegar hasta el bote de rescate.

«En mi edificio, el agua llegó hasta el tercer piso y ahí todavía hay gente», afirmó.

Según Laura Musiyan, del centro meteorológico de Jersón, las aguas están 5,33 metros por encima del nivel normal, pero parece que la crecida empieza a ceder levemente. «Si esta tendencia continúa, sería una buena noticia para los habitantes», dijo.

Zelenski criticó el miércoles la falta de ayuda humanitaria de la ONU y la Cruz Roja.

También declaró en una videoconferencia que se habían inundado «almacenes de combustible, de productos químicos, de fertilizantes, cementerios de animales, (…)».

La Cruz Roja aseguró por su parte participar en las operaciones de evacuación en territorio ucraniano, con medio centenar de voluntarios. La ayuda de la ONU aumentará, dijo el jueves Kiev.

Agence France-Presse

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más