HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Atesa provoca crisis ambiental por el mal servicio de recolección de basuras 

Autoridades sanitarias advierten que la caótica situación por la no recolección oportuna de los residuos, podría originar una emergencia.

La ciudad no se repone de la mala prestación del servicio de recolección de basuras. Un nuevo escenario de contenedores repletos de basuras empaña la imagen del destino turístico todo por cuenta de la compañía Aseo Técnico de la Sabana, Atesa, una empresa que resultó replicando los mismos pecados de su predecesor, Interaseo.

La Atesa sigue motivando las quejas de los usuarios del servicio público de aseo de Santa Marta. El deficiente trabajo ha conllevado a que los barrios de la ciudad se vean afectados por roedores, moscas y hedores.

Los contenedores repletos, con material orgánico de fácil descomposición, inundan las calles samarias, la comunidad denuncia las fallas en la frecuencia de los camiones. La basura se represa en la vía pública sin que nadie pueda controlar los incumplimientos de Atesa.

“No entendemos cómo quieren tapar su irresponsabilidad con unas excusas fuera de lugar. Cuando hay espectáculos como estos, quieren echarles la culpa a los recicladores o a los indigentes, como si ellos tuvieran que pasar por aquí y vaciar las cajas. La verdad es que a Atesa le quedó grande este contrato, estamos cansados de estos espectáculos diarios”, dijo un transeúnte en la avenida del Ferrocarril.

Este corredor es el nuevo botadero de basura a cielo abierto, y a pesar de las denuncias que han registrado los medios de comunicación, la querella de los líderes ambientalistas, la actuación de la misma alcaldesa Virna Johnson Salcedo, Atesa posa como ‘intocable’ ante la Empresa de Servicios Públicos (Essmar), quien como supervisora del contrato 007, permite la burla. “La acumulación de basura parece no estar en el interés de las autoridades”, precisan los ciudadanos.

La indignación llega hasta el punto de cuestionar al mismo gobierno distrital que a costa del mal mensaje que envía una ciudad sucia, sigue paquidérmico ante tantos incumplimientos. Los ambientalistas se preguntan “¿Qué otra evidencia tiene que esperar el Departamento Administrativo de Sostenibilidad Ambiental (Dadsa) para que aperture un proceso sancionatorio serio y acucioso en contra de Atesa?”.

“Cuando pasamos por aquí los olores son insoportables, pues, basura es basura y todos sabemos lo desagradable que es cuando se acumula. Le hacemos un llamado a la Superintendencia de Servicios Públicos para que en el marco de sus competencias haga cumplir la norma, porque ya está bueno que nuestras actividades económicas se vean perjudicadas por este privado”, aseguró un comerciante de la zona.

Y LA INVESTIGACIÓN ¿QUÉ? 

El pasado 16 de noviembre el Superintendente Dagoberto Quiroga, anunció que las empresas Interaseo y Atesa serían investigadas por los presuntos incumplimientos al régimen de prestación del servicio público de aseo. Esta acción sería iniciada por las supuestas irregularidades en la cesión que el primero hizo al segundo, y por las faltas en la prestación del servicio público de aseo.

“La apertura de la investigación se formalizó teniendo en cuenta los hallazgos evidenciados en el desarrollo de la visita de inspección y vigilancia realizada del 9 al 11 de agosto pasado, así como las manifestaciones que hicieron las empresas investigadas en el desarrollo de la averiguación preliminar”, dijo en su momento Quiroga.

Sin embargo, este fue un anuncio rimbombante que la entidad de vigilancia hizo para apaciguar el escándalo que por esos días estaba vivo, la prolongación de la intervención forzosa a la Essmar, pese a los compromisos de Gustavo Petro en campaña. Este fue un saludo a la bandera porque aún con esta de hace tres meses, Atesa continúa con las fallas.

EL RECHAZO DE LOS RECICLADORES 

Los recicladores de Santa Marta asociados en Cooempremac, Asoremagcol, Coorenacer y Basura Cero, no han estado contentos por los señalamientos que reciben en el marco de la proliferación de desechos en la capital. Indican que en redes sociales los estigmatizan y degradan el oficio que a diario desempeñan.

Resaltan que no retiran el material botado, que por el contrario, su tarea es desarrollada casa a casa a través de un proceso de focalización por sectores, labor que ha requerido una preparación y el apoyo de muchas entidades públicas y privadas.

“Los recicladores vamos haciendo las rutas, disminuyendo la cantidad de material que ingresa al relleno sanitario o queda contaminando en las fuentes hídricas, para dar una vida útil porque entra a la economía circular. No aceptamos que se argumente que nuestros recicladores forman parte de los habitantes de calle, o de las personas que actualmente realizan el proceso en los contenedores; los recicladores no tiramos basura a la calle”, indicó Eblin Manjarrés, presidenta de Cooempremac.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más