HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Hacer lo correcto, pensar el porvenir

Obligados estamos como ciudadanos a conocer bien nuestra historia y saber cómo están las cosas. Entender que en nuestros territorios el desarrollo de la gente no ha sido el más adecuado y la falta de integridad gubernamental ha dejado muchos que desear. Se ha tiznado la política, llama a desconfianza desde que se le pronuncia y como actividad, pesa sobre ella un desprestigio enorme, sin importar quien la ejerza; razón por la que importa velar responsablemente por que se conduzca bien y mejor, que se cambie la manera de manejar las instituciones, recuperar la dignidad del ciudadano, y hacerlo todo a pesar de las diferencias de opinión, que enriquecen el debate democrático.

No perdamos de vista que hemos sido gente de carácter, opiniones firmes, buen corazón, temple y voluntad de trabajo y el futuro de la ciudad nos pertenece y por ende nos corresponde protegerlo y defenderlo a toda costa, el cual tenemos que resolver favorablemente. Velar igualmente por que se combata a fondo corrupción, inseguridad, violencia, impunidad y haya justa justicia.

No podemos dejar que se siga perdiendo el rumbo en el ejercicio de la política, en la que converger deben los mecanismos mejores para la creación de consensos que permitan y faciliten resolver los problemas comunes, y deje de ser un ambiente mezquino, donde difamación, exabrupto y guerra sucia, entre otros desaciertos, son la norma y se dan cita los debates de manera incongruente y vulgar.

Democracia y desarrollo, están siendo explotados con fines de lucro, en lo que han fallado y beneficiado aquellos en quienes equivocadamente hemos confiado para administrarnos, lo que es inconcebible con la democracia, ese mejor vehículo para construir y fortalecer las libertades individuales y colectivas; de ahí que de tristeza que en el ejercicio de la democracia, muchos participen en ella, con el discurso de construirla, fortalecerla y profundizarla, y han hecho precisamente todo lo exactamente contrario.

Tenemos que procurar que la democracia se rehabilite, que se dé una nueva forma de hacer política con cortesía, respeto, transparencia, honestidad, firmeza, apertura, acercamiento. Que trabajen de consuno todas las contrapartes políticas, en el entendido cierto que en beneficio del pueblo, las líneas partidistas han de pasar a segundo plano.

Propender por que se trabaje sobre desarrollo humano, regional y político. Humano, porque es la persona y su óptima formación y sustento la mejor inversión que podemos hacer para el futuro, en lo que interesa accesos equitativos a oportunidades dignas de educación, empleo y trabajo, para que así sean posible acabar con la inequidad; al igual que en la defensa de los derechos y libertades civiles de la gente, ya que no hay dignidad sin libertades y las libertades únicamente se vuelven reales a partir que la persona puede elegir entre opciones. Lo opuesto a la equidad es la discriminación, y sinónimo de equidad es corresponsabilidad y a todos nos corresponde brindar oportunidades en igualdad de circunstancias para otros. Regional, porque es necesario fortalecer la economía municipal, optimizar la infraestructura vital que tanto se necesita, solucionar temas básicos y necesarios como agua, alcantarillado, drenaje, iluminación, adecuada distribución vial, movilidad urbana y un sistema de transporte público de suprema calidad. El desarrollo regional deberá ser sustentable, planeado con la mayor inteligencia para proteger y conservar un equilibrio responsable con el medio ambiente y asegurar el bienestar de las generaciones presentes y por venir. Político, porque nuestras instituciones públicas adolecen de madurez y hay que trabajar en su fortalecimiento y transparencia, en apoyo a mantener un sano equilibrio. *Jurista

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más