HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Billboard-Sociales

Cumbiana II, una muestra de unión en la diversidad

CARLOS VIVES ORGULLOSO DE LOS RESULTADOS

Una excelente acogida ha tenido el recién lanzado álbum “Cumbiana II”, de Carlos Vives. bajo el sello de Sony Music Latin, este nuevo álbum, aunque trabaja con las matrices de las músicas tradicionales de las culturas anfibias de Colombia, al igual que Cumbiana I, está lejos de ser un álbum típicamente tradicional.

Cumbiana II se grabó entre Colombia, Estados Unidos y Puerto Rico con Carlos Vives, junto a Kogiman, dúo conformado por Martín Velilla y el guitarrista Andrés Leal, como productores principales.

Además, es el segundo álbum que nace de la exploración expansiva e inédita de Carlos Vives, para hacer música moderna a partir de sonidos percutivos y melódicos de la ancestral Colombia, que está en los orígenes y la evolución de la cumbia, la convergencia de ritmos y culturas que él define simbólicamente como «todo lo que somos».

Para Cumbiana II, su decimoquinto álbum de estudio, Carlos Vives encontró un punto de partida conceptual en la mitad del siglo XX, cuando la naciente industria musical llevó por primera vez el sonido grabado de bandas colombianas a las capitales de la industria musical latinoamericana, como México y Argentina, generando un nuevo sonido en estos países y una corriente cumbiera. Los ritmos se combinaron para crear nuevos ritmos, y los desconocidos se convirtieron en amigos.

Con el espíritu de esa especie de sesión musical infinita, Cumbiana II tomó forma.

El resultado son 14 nuevas canciones que podrían parecer colaboraciones improbables, pero eso es sólo antes de escucharlas. Incluye un tema con el rockero argentino Fito Páez que Vives tituló «Babel», un nombre que hace referencia a la torre bíblica de la falta de comunicación.

Si hubiera un eslogan para Cumbiana II sería «unidos en la diversidad», según Vives, una descripción corroborada por una lista de artistas que lo acompañan, que incluye a Camilo, Ricky Martin, Pedro Capó, Black-Eyed Peas, Play-N-Skillz, Mau y Ricky, la cantante irlandesa-colombiana Katie James, el argentino Dread Mar I, los dominicanos Milly Quezada y Jandy Ventura, los pioneros del hip hop del pacífico Colombiano Chocquibtown, el maestro folclórico colombiano Carlos “El Cholo: Valderrama, el juglar llanero Clemente Mérida, y la hija de Vives, Lucy Vives.

La mezcla sonora del álbum de vallenato romántico, pop, cumbia, hip hop, rock, reggaetón, tango, electrónica, merengue, bambuco colombiano y currulao del Pacífico es, en palabras de Vives, moderna, no tradicional y deliberadamente comercial.

La gratitud es un tema presente en Cumbiana II, ya sea en su abrazo a los legados ancestrales y al medio ambiente, o en las canciones que rinden homenaje a Shakira, y a su ciudad natal de Barranquilla, o al fallecido pionero del merengue Johnny Ventura. Las canciones con Ricky Martin y Pedro Capó, respectivamente, son oportunidades para que Vives proclame su amor por Puerto Rico.

Con la inclusión de temas en los que participan jóvenes artistas como Camilo y Mau y Ricky, Cumbiana II también honra el lugar que ocupa Carlos Vives en la música latina.

«Cuando decidí probar a tocar vallenatos, los vallenatos me enseñaron que la cumbia era la mamá, que me presentó a todos los hermanos. Con eso me refiero a los diferentes ritmos, formas de tocar la batería», dice Vives.

«Mi trabajo siempre ha sido hacer saber a la gente que estamos más unidos de lo que las normas, la política y las fronteras nos permiten», dice Carlos Vives. «Y esa es la alegría de Cumbiana II», concluyó.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más