HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

¡S.O.S!, San Roque teme desaparecer por erosión del río Magdalena

Más de mil familias de la zona rural de El Banco viven en constante temor por la erosión del río Magdalena. Los altos niveles del río Magdalena, brazo de Mompox, podrían tragar a una comunidad entera.

El corregimiento de San Roque, Magdalena, ha venido denunciando con preocupación que enfrenta una emergencia crítica que demanda una acción urgente por parte de las autoridades departamentales.

Las familias afectadas y residentes del corregimiento han manifestado su intención de tomar medidas de hecho como forma de llamar la atención del gobierno departamental y nacional, sin ser escuchados.

A pesar de las alertas y demandas de los líderes comunitarios y residentes, la crisis en San Roque, ubicado en el municipio de El Banco, Magdalena, vía a Guamal, persiste día tras día sin solución.

La rápida erosión del río Magdalena, antes por sequía y ahora por creciente, ha agravado la situación precaria de más de 1,000 familias que enfrentan un riesgo inminente debido al colapso continuo de terrenos por el aumento del caudal fluvial.

Ante las persistentes denuncias de la comunidad de San Roque, el alcalde Ronald Flórez Sierra ha requerido la intervención de la Unidad de Gestión del Riesgo para abordar la creciente amenaza de erosión fluvial, sin obtener resultados debido a la carencia de recursos del municipio.

El mandatario ha solicitado llevar a cabo una visita técnica que permita identificar y aplicar soluciones efectivas a esta problemática que ha afectado a la comunidad durante tantos años.

Cabe recordar que, en 2021, el Gobierno realizó una intervención que consistió en la construcción de un muro armado de tierra o jarillón, con una longitud de 280 metros lineales y una altura aproximada de 2 metros, inversión que no se refleja por la arremetida del río.

Hasta la fecha, este proyecto, que tenía como objetivo evitar el socavamiento del afluente, no ha logrado los resultados esperados, generando más preocupación y miedo en la comunidad local.

Desde la administración actual, liderada por Ronald Flórez, se ha realizado presencia permanente, monitoreos con la oficina de planeación en levantamiento de estudios y alternativas que busquen mitigar o solventar.

Ante la crítica situación, según Rosalba Pérez, presidente de la junta comunal, hoy se ha prohibido el paso de vehículos debido al riesgo que cada día empeora.

Se espera que la Gobernación del Magdalena y el gobierno nacional esta vez sí puedan mirar y adelantar las soluciones definitivas que cambien la amenaza latente que hoy padecen los moradores de esta abandonada zona.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más