HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Controlar decibeles de las ´chivas rumberas´

El concejal Howard Escárraga ha urgido al Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental Dadsa a intensificar el control y la vigilancia de las llamadas ´chivas rumberas´ que operan con altos decibeles  en perjuicio de las comunidades por donde transitan.

Estos vehículos, utilizados para recorridos turísticos y eventos sociales, han generado preocupación debido al alto volumen de música y al consumo de alcohol que se lleva a cabo durante los recorridos.

«Las chivas rumberas son una parte importante de nuestra oferta turística y cultural, pero también debemos asegurarnos de que operen dentro de los límites permitidos en cuanto a contaminación auditiva y seguridad pública», expresó Escárraga.

De igual forma, añadió que «es crucial comenzar a monitorear de manera efectiva los niveles de ruido que estas chivas generan, especialmente en áreas residenciales y comerciales”.

En ese sentido, el llamado del Concejal se fundamenta en las quejas recurrentes de residentes sobre la molestia causada por el ruido excesivo durante las rutas nocturnas de las chivas rumberas.

Además del control de los niveles de ruido, Escárraga ha enfatizado la necesidad de regular el consumo de alcohol durante los recorridos de las chivas rumberas. El exceso de bebidas alcohólicas en estos vehículos no solo puede contribuir al aumento de la contaminación auditiva, sino que también plantea riesgos para la seguridad pública y la integridad de los pasajeros y peatones en las áreas por donde transitan.

El Dadsa, por su parte, se comprometió a revisar la normativa existente y a implementar medidas más estrictas para garantizar el cumplimiento de los límites de ruido por parte de las chivas rumberas. Se espera que estas medidas no solo contribuyan a mejorar la calidad de vida de los residentes, sino también a mantener la atracción turística de la ciudad de manera sostenible.

Es de notar que, el compromiso de la autoridad ambiental en revisar las normativas existentes y en implementar medidas más rigurosas es crucial para garantizar que las chivas rumberas continúen siendo una atracción turística sin comprometer el bienestar de la comunidad. Se espera que estas acciones conduzcan a una gestión más eficiente de los aspectos ambientales y sociales asociados con este tipo de actividades, promoviendo así un desarrollo turístico sostenible y responsable en Santa Marta.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más