HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Iglesia católica condena ola de violencia en el Magdalena

El clero del Distrito de Santa Marta y Departamento del Magdalena, por intermedio de la Diócesis de Santa Marta, levantan su voz de alarma y de preocupación ante la sociedad en general por los casos de terror vividos recientemente en la Zona Bananera y otros municipios del Magdalena.

En el pronunciamiento del Clero, igualmente se solicita a la sociedad civil, para que no se condene al olvido a las comunidades que están al centro de esta dolorosa situación, provocada por la presencia de actores violentos en el territorio que promueven paros armados.

El pronunciamiento está formado por Monseñor José Mario Bacci Trespalacios, Obispo de Santa Marta y Administrador de la Diócesis de El Banco; Monseñor, Dairo Navarro, vicario General de la Diócesis de Santa Marta; padre Carlos Pérez, vicario General de la Diócesis de El Banco; padre Harold Tejada, delegado para la Pastoral Social de la Diócesis de Santa Marta; padre David Arrieta, arcipreste del Arciprestazgo San Juan Bautista, de Ciénaga y Zona Bananera.

El pronunciamiento del Clero de Santa Marta y el Magdalena por intermedio de la Diócesis de Santa Marta, a través de un comunicado a la opinión pública dice:

“Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”, Mateo 5, 9.

Mensaje ante el recrudecimiento de la violencia en la Zona Bananera y otros lugares del Departamento del Magdalena

La bienaventuranza de la paz (Mateo 5,9), predicada por Jesús, se realiza cuando somos capaces de asumir el compromiso de llegar a ser artesanos de la paz.

El Papa Francisco, en palabras dirigidas a los colombianos, al final de su visita apostólica, nos dijo: “Si Colombia quiere una paz estable y duradera, tiene que dar urgentemente un paso en dirección al bien común, a la equidad, a la justicia, al respeto de la naturaleza humana y de sus exigencias. Sólo si ayudamos a desatar los nudos de la violencia, desenredaremos el complejo nudo de los desencuentros”, (Cartagena, 10 de septiembre de 2017).

Por tanto, la Diócesis de Santa Marta, consciente de la situación de terror vivida durante las últimas semanas, por los habitantes del municipio Zona Bananera y de otros lugares del Magdalena, provocada por la presencia de actores violentos en el territorio que promueven paros armados, quiere levantar su voz de alarma ante la sociedad en general para que no condenemos al olvido a las comunidades que están al centro de esta dolorosa situación.

Los medios de comunicación tienen aquí una labor particular para dar visibilidad a esta realidad inocultable que afecta directamente la vida de todos los habitantes de estos municipios. Con el ejercicio de un agudo periodismo investigativo podemos mantener la atención de toda la sociedad ante el drama que ha provocado esta situación de violencia desenfrenada. Y, así, movilizarnos todos por la superación de esta violencia fratricida.

Al mismo tiempo que condenamos estas acciones que afectan la estabilidad de las familias del territorio, oramos insistentemente al Señor por el cese de toda forma de violencia entre nosotros.

Deseamos que tenga eco esta realista constatación del Papa Francisco: “La guerra, siempre, desde el primer día, es una derrota. Recemos por la paz, que el Señor nos dé fuerzas. Luchemos siempre por la paz” (Papa Francisco, 12 de junio de 2024)

Las Diócesis de Santa Marta y de El Banco, que realizan la presencia de la Iglesia Católica en el territorio del departamento del Magdalena, manifestamos, además, nuestra disposición permanente a colaborar, en lo que esté a nuestro alcance, para abrir caminos de reconciliación y paz en nuestros territorios.

La Iglesia Católica, por su vocación y misión propia, está siempre dispuesta a establecer puentes de diálogo que permitan suscitar la esperanza de tiempos mejores para nuestros hermanos y hermanas del Magdalena.

Cristo, el Príncipe de la paz, guíe nuestros pasos. Suplicamos su bendición.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más