HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Tormenta Beryl afectará el Caribe

La Tormenta Tropical Beryl se encuentra en el Océano Atlántico Tropical y se espera que tome fuerza y se convierta en un huracán antes de alcanzar las Islas de Barlovento este domingo 30 de junio o el lunes 1 de julio en horas de la madrugada. La máxima cercanía de fenómeno climático al territorio colombiano se anticipa para el martes 2 o miércoles 3 de julio. Sin embargo, aún no se tiene certeza sobre la ruta exacta que seguirá el sistema dentro del mar Caribe.

Sin embargo todo hace preveer que en el Caribe se sentirá con fuertes lluvias acompañada de tormentas eléctricas.-

Por su parte, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres advirtió que se emite alerta de vigilancia para todos los sectores del litoral de la región Caribe colombiana (La Guajira, Cesar Magdalena, Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba, Antioquia y Chocó) y para el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina

“Actualmente se observa una altura de la ola significativa de 1.0 a 1.9 metros (Mar 3-4) dentro del mar Caribe con vientos de dirección este-noreste y una intensidad de 10 a 22 nudos (Fuerza 3-5). No se presenta influencia directa o indirecta de la Tormenta Tropical Beryl y no se espera afectación dentro de las próximas 48 horas en el territorio nacional”, señaló la entidad en el informe.

De acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos de América (NOAA por sus siglas en Inglés), la temporada de huracanes 2024 será más activa de lo usual y se prevé que ocurran de 17 a 25 tormentas nombradas, de estas entre 8 y 13 pueden alcanzar la categoría de huracán, y a su vez, de estas entre 4 y 7 podrían llegar a ser huracanes mayores (Categorias 3, 4 y 5).

En consecuencia, la Mesa Técnica de Alertas por Ciclones Tropicales, recomendó al Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, alcaldes, gobernadores y a la comunidad en general continuar la preparación para la próxima temporada de huracanes.

También, se invitó a los Consejos Departamentales y Municipales de la región Caribe y del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a que trabajen en conjunto con las comunidades, y así se puedan las tomar acciones y las medidas necesarias para evitar pérdida de vidas humanas y bienes materiales; activando y reforzando las medidas para la reducción del riesgo, así como la preparación frente a la probabilidad de ocurrencia de ciclones tropicales y los eventos asociados como inundaciones, movimientos en masa, avenidas torrenciales, vendavales, entre otros.

RECOMENDACIONES DESDE LA UNGRD

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres  emitió una serie de recomendaciones ante el inicio de la temporada de menos lluvias, que se extiende desde mediados de junio hasta septiembre. Este año, la temporada coincide con una activa temporada de ciclones tropicales, lo que podría agravar las condiciones climáticas.

Durante este periodo, se espera una disminución de las lluvias en gran parte de la región Andina, en áreas del centro y norte de la región Caribe, y en algunas zonas de la Orinoquía. Sin embargo, esto no significa que las lluvias cesen por completo, ya que pueden seguir ocurriendo precipitaciones en ciertas regiones.

Carlos Carrillo, director general de la UNGRD, indicó que es crucial que las autoridades locales y las entidades del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres se preparen y se mantengan atentas a los pronósticos. “Invitamos a las autoridades locales y a las comunidades a trabajar en la prevención y a prepararse para las fuertes lluvias que podrían presentarse a finales de año debido al fenómeno La Niña”, señaló Carrillo.

La UNGRD ha solicitado a los alcaldes, gobernadores y consejos territoriales para la gestión del riesgo de desastres que inicien el monitoreo de áreas propensas a incendios forestales y que identifiquen zonas susceptibles a crecientes y deslizamientos. También se recomienda revisar y actualizar los planes de contingencia por el fenómeno La Niña, y articular las estrategias departamentales y municipales para la respuesta a emergencias.

Entre las recomendaciones para la ciudadanía se incluyen:

Monitoreo en áreas propensas a incendios forestales: Identificar y vigilar áreas de cobertura vegetal que puedan ser susceptibles a incendios.

Actualización de planes de contingencia: Revisar los planes de contingencia para enfrentar posibles fenómenos asociados a la temporada de menos lluvias y el fenómeno La Niña.

Identificación de puntos críticos: Realizar monitoreo y seguimiento en zonas urbanas y rurales para tomar acciones que garanticen la protección de la vida y la seguridad de los habitantes.

Socialización de planes de contingencia: Informar a las comunidades sobre los planes de emergencia y promover la formulación y actualización de planes familiares y comunitarios.

Adicionalmente, se prevé que este año la temporada de ciclones tropicales sea muy activa, con 21 eventos pronosticados, de los cuales 11 podrían convertirse en huracanes. Al menos cinco de estos huracanes podrían alcanzar categorías mayores (3, 4 o 5), lo que representa un riesgo significativo para la región.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más