HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

¿Todos los caminos conducen a Kamala?

Es la mayor crisis política de uno de los partidos más grande en la historia de los Estados Unidos: tener que reemplazar a su candidato a la Presidencia.

Se trata de la peor crisis en la historia política de los Estados Unidos en plena contienda presidencial, donde uno de los candidatos favoritos, en este caso, el actual presidente en ejercicio, está contra las cuerdas y a punto de renunciar tras quedar en evidencia su estado de salud, algo sobre lo cual el contricante opositor, Donald Trump vino cabalgando hasta llevarlo al ring (debate cara a cara), donde los estadounidenses pudieron comprobar que efectivamente estamos frente a una persona que está seriamente afectada en su salud, el presidente Biden.

Por eso, sobre la marcha, el Partido Democráta deberá reemplazarlo si quiere conservar la posibilidad de retener la Casa Blanca. Dejarlo, sería para que Trump lo terminará de liquidar.

Joe Biden ganó las primarias demócratas a principios de este año, asegurando así su posición como el presunto candidato del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2024. Sin embargo, su candidatura no será oficial hasta que reciba el respaldo de la Convención Nacional Demócrata, que se llevará a cabo del 19 al 22 de agosto en Chicago.

MECANISMO CONFUSO

En la política estadounidense moderna, no existe un mecanismo formal para reemplazar a un candidato presunto antes de la convención. Si bien esta situación sería inédita, la única manera de que Biden dejara de ser el candidato sería que él mismo decidiera hacerse a un lado. En ese caso, los delegados que ganó en las primarias –quienes votan para nominar al candidato oficial en la convención– tendrían la tarea de elegir a otra persona.

A pesar de que no hay un requisito legal que obligue a los delegados a votar por quien ganó en las primarias, se espera que lo hagan de una manera que “en buena conciencia refleje los sentimientos de quienes los eligieron”.

Si Biden decidiera apartarse, podría intentar nombrar a alguien como su sucesor, probablemente su vicepresidenta Kamala Harris. Aunque este nombramiento no sería vinculante, sí tendría cierto peso entre los delegados.

Otra opción drástica sería que Biden renunciara a la presidencia, lo cual convertiría automáticamente a Kamala Harris en presidenta. Sin embargo, esta situación no la convertiría automáticamente en la candidata demócrata para 2024.

Si se eligiera un nuevo candidato en la convención de Chicago, lo que generalmente es un evento altamente coreografiado se convertiría en una convención abierta o disputada mucho más volátil. Este tipo de convención es una rareza en la política estadounidense moderna y podría causar una división significativa dentro del partido.

Unos 700 miembros del partido, que tal vez no estén unidos, tendrían la opción de elegir un nuevo candidato. Luego, tendrían solo tres meses para unirse y hacer campaña a favor del nuevo candidato antes de las elecciones de noviembre.

Entre los posibles candidatos que podrían reemplazar a Biden, Kamala Harris se destaca como la opción más obvia. Sin embargo, ha enfrentado críticas por no haber forjado un papel sólido dentro de la administración Biden y tiene bajos índices de aprobación en las encuestas, lo que podría dificultar su capacidad para enfrentarse a Donald Trump en una campaña electoral.

OTRAS OPCIONES

Otra opción es Gavin Newsom, gobernador de California, quien ha mostrado un fuerte apoyo a los demócratas en todo el país. Aunque ha desestimado cualquier especulación sobre reemplazar a Biden, su nombre sigue siendo mencionado como un posible sucesor.

JB Pritzker, gobernador de Illinois, también es una opción viable. Con sus credenciales de haber codificado el derecho al aborto en Illinois y su postura firme sobre el control de armas, podría ser un candidato fuerte.

Gretchen Whitmer, gobernadora de Michigan, ha demostrado ser una líder eficaz y su gestión ha sido fundamental para el buen desempeño del Partido Demócrata en las elecciones intermedias. Sus posturas a favor de leyes de armas más estrictas y la educación preescolar universal la hacen una opción atractiva.

Sherrod Brown, senador de Ohio, también es un posible candidato. Con una fuerte voz en defensa de los derechos laborales y su apoyo al aborto y la FIV, podría ser un candidato que unifique a diversos sectores del partido.

Finalmente, Dean Phillips, aunque participó en las primarias demócratas a principios de este año, no logró atraer suficiente apoyo dentro del partido, por lo que es menos probable que sea un factor relevante si Biden decidiera renunciar.

La deteriorada salud de Biden

«Lo primero es dolor, es doloroso observar, sobre todo al presidente Joe Biden, su movimiento, su forma de interactuar, de tratar, de comunicar las políticas públicas en las que él defiende. Fue doloroso desde la parte empática, es un señor que tiene 82 años y que le han golpeado más duro que a muchas personas que llegan a los 82», expresó César Grajales, director de «Iniciativa Libre» y analista republicano

«Fue un riesgo enorme que tomó la campaña de Joe Biden, adelantando el debate, pensando que iban a cambiar el pensamiento de los estadounidenses. En la noche de ayer, lo que hizo fue empeorar la situación de los demócratas, que ahora los estadounidenses están pensando en quién está dirigiendo a Estados Unidos. Es evidente que Joe Biden no está en la capacidad física para liderar un país como EE.UU.», afirmó.

El analista republicano destacó que el desempeño de Biden durante el debate fue tan deficiente que incluso sorprendió a su oponente, Donald Trump.

«Sin duda alguna, Biden perdió la elección, pero hay algo que algunos ya se están preguntando si hay que pasarle el mando a la vicepresidente de Estados Unidos porque su forma de hacer el debate fue muy difícil de ver porque eran unas líneas incoherentes, no tenían sentido, tanto que uno de los mayores sorprendidos de la noche fue el mismo Donald Trump, que no esperaba que Biden tuviera un performance tan malo», indicó.

Para Grajales, la capacidad de Biden para continuar liderando el país está en entredicho, especialmente en tiempos de conflicto.

«Es claro que Joe Biden física y mentalmente no está listo, no está disponible para seguir llevando las riendas del país, especialmente en los conflictos que se tienen», indicó.

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más