HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

La muy fatal corrupción

La corrupción, por más que nos pese, es una realidad, amarga, estúpida y lamentable realidad cotidiana que ha caracterizado, en determinados momentos con más intensidad que en otros, la vida del hombre desde su aparición en la tierra. Tanto en lo personal como en lo colectivo, se puede decir que es connatural a la condición humana tal y como lo manifiesta la historia de los tiempos, lo que pareciera estarse acreditando con fuerza inusitada. Es un animal venenoso de múltiples cabezas que se multiplican, que además de cercenarse deben cauterizarse para que jamás vuelvan a crecer, independientemente de cuáles sean los métodos, convencionales o no, pero efectivos, ya que para aniquilar, necesariamente deben combinarse y conjugarse todas las fuerzas, contundencias e inteligencias posibles.

La lucha y combate contra la corrupción no es sólo cuestión de elaborar y aprobar normas y más normas, ya que, en muchas ocasiones, se ha visto innumerables veces, la proliferación de leyes y reglamentos lo que hace es facilitar la corrupción misma por aquello de hecha la ley, hecha la trampa. La clave, considero, está en disponer de las normas que sean necesarias, claras y concretas y, sobre todo, de un compromiso ético real, constante y creciente. Esta es la cuestión, que la lucha contra la corrupción se libra en el interior de cada ser humano y si no hay un entrenamiento en la búsqueda y seguimiento del bien entonces la cosa desgraciadamente se complica mucho y más.

Hoy por hoy, en un mundo convulsionado en profunda crisis y en acelerada transformación, constatamos como esta lacra golpea con gran fuerza la credibilidad de las instituciones y la confianza de la ciudadanía en la misma actividad pública, como también en la privada por supuesto. Es verdad, en estos dramáticos momentos de la historia, la corrupción sigue omnipresente sin que aparentemente seamos capaces de expulsarla de las prácticas políticas y administrativas. Se promulgan leyes y leyes, se aprueban códigos y códigos, pero ahí está, desafiante y altiva como uno de los graves, peligrosos y principales flagelos que impide la primacía de los derechos fundamentales de la persona y, por ende, la supremacía del interés general sobre el interés particular.

Ante nosotros, con nuevos bríos y nuevas manifestaciones, de nuevo la corrupción, amparada, lo que es una pena, por una legión de políticos, dirigentes, líderes, conductores y administradores en lo público y lo privado, que han hecho del enriquecimiento económico y la impunidad un modus vivendi injustificable y prácticamente inexpugnable. Horror de horrores.

Por eso, de nuevo vuelve al primer plano la lucha contra la corrupción desde la dimensión preventiva. Atacando sus causas. Y una de ellas, quizás la más profunda, se combate a partir de llamar a las cosas por su nombre y de asumir un compromiso real y coherente, con consecuencias prácticas, con la ética y la moral. Sin ese compromiso nada podremos hacer. Es su combate una lucha de todos y ello no lo podemos olvidar, so pena de seguir sucumbiendo a sus caprichos como dañosos e irreparables efectos en detrimento de todos. saramara7@gmail.com

*Abogado

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más