HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Playa Los Cocos convertida en ‘basurero a cielo abierto´

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

Lamentable y deprimente es el panorama que registra la desembocadura del río Manzanares junto a la playa Los Cocos en Santa Marta en donde hay un verdadero ‘basurero a cielo abierto’ con madera náufraga y otros residuos sólidos.

En ese espectáculo de contaminación se observan llantas, plásticos, botellas, restos de enseres viejos, cascarones de neveras, colchonetas, cascos de motociclistas, ramas de árboles, animales ahogados y una variedad de desperdicios que arrastra el río Manzanares hasta llevarlos al mar, pero como no le pertenecen a ese ecosistema salen a la playa expulsados por el oleaje.

Son muchos los samarios, residentes y turistas que están indignados por el deterioro ambiental no solo del afluente hídrico que recorre varios barrios emblemáticos de Santa Marta sino por la afectación directa al océano y por ende a las playas.

Los residuos sólidos, basuras y desperdicios que algunas personas desadaptadas y otros irresponsables arrojan a las escorrentías de lluvias que luego caen al río Manzanares son el reflejo de la insensatez, la falta de civismo y de verdaderos dolientes al medio ambiente.

“En una ciudad turística como Santa Marta resulta inaceptable que se atente contra su patrimonio natural más preciado como son sus playas, por esa razón es urgente la aplicación de una sanción moral e incluso un comparendo económico a los infractores y a esos que les importa un carajo destruir la ciudad más antigua del continente americano”, dijo Roberto Hernández, quien es pensionado.

Con el inicio de la temporada invernal en esta capital se han presentado aguaceros y precipitaciones de corta duración, pero el volumen de agua ha causado encharcamientos en las principales avenidas de Santa Marta propiciando un impacto en la movilidad de los automotores ya que algunos taxis y busetas del servicio público colectivo resultan varados en las vías.

Durante las lluvias hay conductores que prefieren estacionarse en una zona específica para no exponer el vehículo a la humedad o correr el riesgo de irse a una zanja, un hueco o quedar atrapado en una denominada ‘trampa vial’.

ENORMES CHARCOS

En la ruta que desde el barrio Once de Noviembre conecta hacia el Mercado Público de Santa Marta siguiendo por la Avenida del Libertador justo después de bajar el puente de Mamatoco se forma un enorme charco, el cual obliga a los conductores a reducir la velocidad para no salpicar a otros actores viales.

En esa misma ruta justo enfrente del conjunto residencial Balcones del Libertador hay un represamiento superficial cuyo nivel del agua sobrepasa el separador de la vía. Y ni qué decir de la laguna empozada que se registra en la Avenida de Los Estudiantes con la intercepción de la Avenida del Ferrocarril cerca al colegio Ateneo Moderno.

Como es habitual cada vez que llueve en Santa Marta colapsa el sistema de alcantarillado en los denominados puntos críticos: calles 10 y 13 con Avenida del Ferrocarril, y en el centro histórico en la Carrera 1 junto al parqueadero de la Sociedad Portuaria, además en la Calle 22 (Avenida Santa Rita) con Carrera 1; en las calles 23 y 26 del sector Bellavista junto al club Santa Marta.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más