HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

 ‘El Oropouche’ no ha llegado a Santa Marta

Tras un exhaustivo monitoreo de los sistemas de vigilancia, Jorge Lastra Cantillo, secretario de Salud Distrital, anunció que la ciudad de Santa Marta no registra ningún caso del virus Oropouche hasta la fecha, ofreciendo un parte de tranquilidad a los samarios.

La información fue revelada en medio de un informe que detalla los hallazgos del Instituto Nacional de Salud de Colombia, donde se confirman 38 casos de Oropouche en diferentes regiones del país, sin embargo, la capital del Magdalena se destaca como una excepción, siendo una de las pocas zonas donde no se ha detectado la presencia del virus.

La mayoría de los casos confirmados se concentran en otras áreas del país, como Leticia (33), Puerto Careño (2), Florencia(1), Caquetá (1) y Meta (1), según lo informado por Lastra Cantillo, identificados mediante una estrategia retrospectiva de búsqueda de casos por laboratorio a partir de la vigilancia de dengue.

Cabe resaltar que, en lo que va del 2024, se han notificado 5.193 casos confirmados de Oropouche en cuatro países de la Región de las Américas, específicamente en el Estado Plurinacional de Bolivia, Brasil, Colombia y Perú.

En cuanto a la distribución de los casos por sexo y grupo de edad, la Organización Panamericana de la Salud, observó que el 61% de los casos corresponden al sexo masculino, y la mayoría de las personas afectadas se encuentran en el grupo de edad de 10 a 19 años.

Lastra Cantillo, también revelo que desde la secretaria de Salud se adelantan acciones de vigilancia epidemiológicas , dirigidas a la búsqueda en identificación de vectores y criaderos en áreas urbanas y rurales, estas acciones se centran en la caracterización de crías, así como la ubicación de la presencia de los individuos.

Ante esta situación, desde la Secretaría de Salud se están implementando acciones de vigilancia epidemiológica, enfocadas en la identificación y eliminación de vectores y criaderos tanto en áreas urbanas como rurales. Lastra Cantillo hizo un llamado a la ciudadanía para promover medidas de protección, como el uso de ropa que cubra áreas expuestas, la instalación de toldos, el uso de repelentes y la eliminación de aguas estancadas que podrían servir como criaderos de mosquitos.

Es importante destacar que, considerando los recientes casos de fiebre de Oropouche en áreas fuera de la región amazónica en Brasil, así como la circulación intensa del dengue en varios países de la Región de las Américas, la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud insta a los Estados Miembros a fortalecer las medidas de vigilancia y control para prevenir la propagación de estas enfermedades transmitidas por vectores.

¿Cómo se comporta el virus?

Durante la primera semana de la enfermedad, el principal diagnóstico diferencial es la infección por dengue. En la segunda semana de la enfermedad, el diagnóstico clínico diferencial debería considerar la posibilidad de meningitis y encefalitis.

Posterior a un periodo de incubación de 5 a 7 días los pacientes experimentan fiebre alta, cefalea con fotofobia, mialgias, artralgias y, en algunos casos, exantemas. En ciertos pacientes, los síntomas pueden incluir vómitos y hemorragias, manifestándose en forma de petequias, epistaxis y sangrado gingival. Generalmente, la infección se resuelve en un lapso de 2 a 3 semanas, sin embargo, en situaciones excepcionales, el Orov puede provocar meningitis o encefalitis. En estos casos, los pacientes muestran síntomas y signos neurológicos como vértigo, letargia, nistagmos y rigidez de nuca. El virus puede ser detectado en el líquido cefalorraquídeo.

No hay vacunas

Según la Organización Panamericana de la Salud, actualmente, no se disponen de vacunas ni medicamentos antivirales específicos para prevenir o tratar la infección por OROV. El enfoque del tratamiento es paliativo, centrado en aliviar el dolor, rehidratar al paciente y controlar cualquier vómito que pueda presentarse. En situaciones donde la enfermedad se manifieste de forma neuroinvasiva, será necesario el ingreso del paciente en unidades especializadas que permitan un monitoreo constante.

Origen del virus Orov

En la Región de las Américas, los brotes por el virus Oropouche Orov registrados en los últimos diez años han tenido lugar principalmente en la región amazónica. Históricamente, se han descrito numerosos brotes de enfermedad por Orov en comunidades rurales y urbanas de Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Panamá, Perú y Trinidad y Tabago .

Orov se transmite al ser humano principalmente a través de la picadura del jején Culicoides paratensis que está presente en la Región de las Américas, pero también puede ser transmitido por el mosquito Culex quinquefasciatus (1-3).

Tratamiento y prevención

No hay un tratamiento específico para la fiebre de Oropouche. La atención se centra en aliviar los síntomas, lo que incluye el uso de medicamentos para bajar la fiebre, mantener una hidratación adecuada y descansar.

La fiebre de Oropouche no se transmite directamente entre personas; es necesario un mosquito para la transmisión. Después de un período de incubación sin síntomas que dura de cuatro a ocho días, pueden aparecer.

Es importante:

Usar repelentes de insectos.
Vestir ropa tratada con repelente.
Utilizar productos antimosquitos.
Instalar mosquiteras en puertas y ventanas.
Evitar aguas residuales.
Evitar maleza abundante.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más