HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Son ustedes los que deben respetar

La intervención de Vicky Dávila causó revuelo en el congreso de Asobancaria debido a sus duras críticas al gobierno de Petro. Fue impactante, ya que en estos espacios normalmente no se ve a un expositor cuestionar directamente al gobierno de turno. Generalmente, los participantes son prudentes para no incomodar al ejecutivo.

La periodista no solo habló de cómo este gobierno ha violado en innumerables ocasiones la libertad de prensa, sino que también hizo un recuento de los escándalos que ha destapado durante esta administración, que no sale de uno para meterse en otro aún más escabroso.

Varios funcionarios del gobierno reaccionaron, especialmente Laura Sarabia, quien tuvo que convocar un comité de crisis para planear la respuesta a las verdades expuestas por Vicky.

En su intervención, Laura expresó que la democracia “se protege y se defiende cuando se respetan las instituciones”.

Cuánta razón tiene y qué poco lo aplica el presidente, quien viola a diario el principio de la separación de poderes con el argumento del “golpe blando”, cada vez que un órgano se opone a sus ideas o proyectos, muchos de los cuales han demostrado ser un fracaso, como la reforma del sistema de salud. Ya hemos visto un preámbulo del desastre que será similar al del magisterio.

De qué respeto hablan si cada vez que pueden generan un manto de duda sobre el sistema electoral, para así, en caso de perder, alegar que les hicieron fraude. Un ejemplo claro de esto ocurrió esta semana cuando afirmaron que la empresa Thomas Greg and Sons tenía un monopolio con los datos de los colombianos y las elecciones, insinuando un riesgo para la democracia. Fue tan grave que el registrador nacional tuvo que salir a desmentir estas afirmaciones, demostrando que es una firma francesa la que tiene ese contrato desde hace una década.

¿Qué decir de la propuesta del embajador de las FARC, Álvaro Leyva, y del perverso Montealegre, para convocar una constituyente sin cumplir los requisitos legales?

Otro punto que mencionó la señora Sarabia fue el respeto a la dignidad presidencial. Pero ¿acaso hacer un recuento de los escándalos del gobierno es irrespetar la dignidad presidencial? ¿Sugiere que los colombianos, o una directora de un medio de comunicación, guarden silencio sobre los actos de corrupción de este gobierno, en los cuales ella misma ha estado envuelta?

¿Es acaso falso que Nicolás Petro y su exesposa confesaron haber recibido recursos ilícitos para la campaña? ¿Es falso que llevaron al sótano de Palacio a la niñera de su hijo para hacerle un polígrafo? ¿Es falso que el presidente, a sabiendas del pasado oscuro de Olmedo López y de su vinculación con una pandilla de bandidos, lo nombró en un cargo fundamental para las víctimas de desastres y que este se robó el dinero destinado a ellas? ¿Es falso que Benedetti habló de los 15 mil millones que entraron a la campaña y advirtió que, si lo ignoraban, todos irían presos, y por eso le crearon una embajada para mantenerlo en silencio?

Sarabia también mencionó que destruir es fácil y construir es difícil. Es interesante que haya tocado este punto, ya que parece resumir lo que ha sido este gobierno. En cada sector, se han dedicado principalmente a destruir. Con esas ínfulas de dictador narcisista y mesías, Petro está desmantelando todo lo que durante años se ha construido. Aunque es cierto que Colombia tenía sus problemas, se debe reconocer los avances alcanzados y el esfuerzo de personas comprometidas de todas las ideologías que han dejado sudor y lágrimas en sus cargos para lograr un mejor país. Al final de estos 4 años, lo que veremos es un país destruido que nos costará mucho tiempo y recursos reconstruir.

Aplaudo que Vicky Dávila haya sacudido las aguas en ese congreso. En este país, existe un miedo arraigado a criticar a las personas de izquierda que aun no comprendo. No solo en este sentido, sino que parecieran intocables para la justicia, como sucedió con la FARC-política, que no ha recibido ni una sola condena. Es incomprensible que Nicolás Petro siga libre como si nada, que el escándalo de los “carrotanques” no haya cobrado más cabezas en el gobierno. No podemos permitir que estemos frente a un gobierno corrupto y que muchos tengan que seguir haciendo risitas y coqueteos a Laura para lograr que las cosas avancen o por el susto que produce estar en contra.

Es comprensible tenerles temor, sabemos de lo que son capaces. Sin embargo, no es momento de arrodillarse, sino de sacar las uñas y defender lo que tanto nos ha costado construir. Defendamos nuestro país sin titubeos.

Como bien lo dijo Carlos Vicente de Roux, ex concejal del Polo Democrático, “Petro está dedicado a conspirar para hacerle un bypass al orden constitucional vigente”.

Señora Laura: ¡son ustedes los que nos deben respetar!

*Exdirectora del ICBF

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más