HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

´Entrega de tierra, símbolo de la justicia social´: Petro

El presidente de la República, Gustavo Petro Urrego, dijo que se encontraba honrado con su llegada a Santa Bárbara de Pinto, a reunirse con LA gente que valora los esfuerzos de su gobierno y lanzó la primera pulla a sus críticos: No como algunos prototipos que se reúnen en los clubes de las grandes ciudades a tomar whisky y descalifican todo lo que se hace en el gobierno´.

‘El vainazo’ del jefe de Estado antes de entrar en detalles sobre lo que llegó a hacer a Santa Bárbara de Pinto, fueron a las críticas que lanzaron seis expresidentes de Colombia frente a la propuesta de un acuerdo nacional y señaló que sentía pena que se expresaran así.

“Qué pena me da que, expresidente de la República se expresen públicamente contra la idea de hacer un acuerdo nacional, cuando ellos mismos firmaron ese compromiso ante la humanidad”, sostuvo al inicio de su alocución.

Dijo que el Acuerdo Nacional no es ir a un club a tomar whisky, a repartirse los negocios públicos para volverse más ricos; el Acuerdo Nacional es entre toda la sociedad colombiana, incluido esos expresidentes.

Luego de esa disertación y al entrar en detalle sobre lo que lo llevó a Pinto aseguró que es un día de lo que le gusta, porque se siente en concreto la realización de lo que llamó la justicia social: la posibilidad de que un Gobierno ayude a que la población más excluida pueda tener un espacio bajo estos soles, en esta tierra y se pueda construir entonces la Paz.

“Aquí el señor Raúl Botero ha decidido vender su hacienda, esa es una acción que no es simplemente un acto mercantil, sino que simboliza muchísimo porque la historia de estas comarcas de todo el caribe, de buena parte de Colombia, es la historia de la lucha por Colombia”, expresó.

Dijo que el señor Raúl ha dado el paso que se necesita y quiero que lo imiten muchos ojalá su vida pueda ser enseñada al país porque ese paso que ha dado que no es el de la soberbia que tantas veces hemos tenido, que no es el de la incomprensión, es el paso de la paz, el paso que aplauden en su propia existencia´, afirmó Petro

“Ojala que esta tierra que entregamos genere alimentos, cuando siembren las semillas piensen en sus hijos, en sus vecinos, en la Colombia entera quizás como una manera de rito religioso, se ore hacia la tierra, hacia la vida y recen también por nosotros cada semilla que se siembra es una oración a Dios y a la vida”, expresó.

Subrayó que la entrega de tierras en Remolino y Santa Bárbara de Pinto no solo es un acto administrativo, sino un símbolo de justicia social y un paso adelante en la construcción de un país más equitativo y próspero para todos sus habitantes.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más