HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Por bajos salarios, médicos y enfermeras de Palmor suspenden sus servicios

La situación de salud en la zona rural de Ciénaga ha alcanzado un punto crítico. A partir de hoy, los médicos y enfermeras del Centro de Salud de Palmor han decidido abstenerse de trabajar, debido a la creciente inseguridad en la región y los honorarios insuficientes que reciben por su arduo trabajo. La combinación de estos factores ha provocado una pérdida de confianza en el sistema de salud y una sensación de desesperación entre los médicos y enfermeras que luchan por mantenerse a flote. Esta decisión ha sido respaldada por el Sindicato de Trabajadores de la Salud (Sindess).

Los profesionales de la salud de Palmor han comunicado que llevan meses trabajando en condiciones extremadamente precarias. La falta de insumos médicos básicos, equipos en mal estado y la sobrecarga laboral han puesto en riesgo tanto la salud de los pacientes como la de los propios trabajadores. Asimismo, han manifestado su preocupación por la compleja situación de orden público en el corregimiento, debido a la presencia y enfrentamientos de grupos al margen de la ley. «No podemos continuar así, es imposible dar un buen servicio sin las herramientas adecuadas», expresó una de las enfermeras afectadas.

Loli Varela, presidenta del corregimiento de Palmor, mencionó: “La inconformidad que estamos viviendo hoy en día es que a nuestras auxiliares de enfermería no se les paga como debe ser, están ganando menos de un mínimo y son personas que llevan más de 20 años trabajando en este corregimiento y son personas conocidas y especializadas. Queremos que sigan trabajando estas mismas personas, ya que están dispuestas a trabajar las 24/7, pero necesitan que sus sueldos sean correspondientes”.

El Sindess ha mostrado su total apoyo a los trabajadores del Centro de Salud de Palmor. En un comunicado oficial, el sindicato destacó que esta medida de presión es una respuesta necesaria ante la inacción de las autoridades sanitarias. «Los profesionales de la salud no pueden seguir arriesgando sus vidas y las de sus pacientes por la negligencia de quienes deben garantizar un sistema de salud funcional», afirmó Nidia Beatriz Castañeda Pertuz, presidenta de Sindess.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más