HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Santa Marta, tercera en el Caribe con mayor número de homicidios

Un total de 63 casos de homicidios se han registrado durante lo corrido del presente año, de acuerdo con información proporcionada por el Sistema de Información Estadístico, Delincuencial, Contravencional y Operativo de la Policía Nacional Siedco, cifra que ubica a Santa Marta como la tercera ciudad de la Región Caribe con mayor número de homicidios.

Los datos del Siedco muestran un incremento del 11% y 17% en comparación con el mismo periodo de los años 2022 y 2023 respectivamente, cuando se registraron 57 y 54 casos de homicidio. Además, el 86% de estos casos en lo corrido del presente año involucraron el uso de armas de fuego.

En cuanto a los delitos de hurto y extorsión, se reporta una disminución significativa en el 2024 en comparación con el año anterior. Los hurtos se redujeron en un 26% y las extorsiones en un 29%, con respecto al mismo periodo del año 2023.

Entre los distintos tipos de hurtos, los casos de hurto a automotores y residencias presentan las mayores reducciones, con un 65% y 53% respectivamente. El hurto a personas, aunque sigue siendo el más común, también muestra una reducción del 23%.

A pesar de la disminución en otros tipos de delitos, el aumento en el número de homicidios plantea desafíos significativos en materia de seguridad para el Distrito. Según la ONU, las ciudades con altas tasas de homicidio a menudo enfrentan problemas estructurales como desigualdad económica, desempleo y falta de acceso a servicios básicos, lo que contribuye a niveles persistentes de violencia urbana.

SITUACIÓN

La situación de Santa Marta como la tercera capital de la región Caribe con mayor número de homicidios es preocupante y refleja un desafío persistente en materia de seguridad pública. Este aumento del 11% y 17% en comparación con años anteriores sugiere la necesidad de abordar las causas subyacentes de la violencia en la ciudad. Además, el hecho de que el 86% de estos casos involucre el uso de armas de fuego destaca la urgencia de implementar medidas para controlar el acceso y el uso de armas en la comunidad.

La disminución en los delitos de hurto y extorsión es alentadora y sugiere que las estrategias de prevención implementadas están dando resultados positivos. Sin embargo, es crucial no perder de vista la importancia de abordar también las causas estructurales de la violencia, como la desigualdad económica y la falta de oportunidades laborales, para lograr un impacto sostenido en la reducción de la criminalidad en Santa Marta.

EN LA ZONA BANANERA

Según el Sistema de Información Estadístico, Delincuencial, Contravencional y Operativo de la Policía Nacional (Siedco), la Zona Bananera ha experimentado un total de 23 casos de homicidio en lo que va del año 2024, comprendido entre enero y abril. Aunque esta cifra posiciona al municipio como el tercero con mayor número de homicidios entre los 30 del departamento, hay un dato alentador: se ha registrado una disminución del 21% en comparación con el mismo período del año anterior.

En el período enero-abril de 2023, se reportaron 29 casos de homicidio en la Zona Bananera, lo que sugiere una tendencia a la baja en este tipo de crímenes. Sin embargo, la preocupación persiste, especialmente debido al método utilizado en todos los casos: el uso de armas de fuego.

Además, en el ámbito de los hurtos, Zona Bananera también ha experimentado una reducción significativa. Los datos del Siedco indican que en el primer cuatrimestre de 2024, el número de hurtos reportados disminuyó en un 41% en comparación con el mismo periodo de 2023, pasando de 29 a 17 casos.

Estos indicadores muestran una tendencia positiva en la reducción de ciertos delitos, sin embargo, los desafíos en materia de seguridad continúan siendo una preocupación constante tanto en la Zona Bananera como en el departamento del Magdalena y a nivel nacional.

El programa «Zona Bananera Cómo Vamos» continúa monitoreando la calidad de vida de los habitantes del municipio, subrayando la importancia de la seguridad para el desarrollo social, económico, cultural y ambiental. La colaboración entre la comunidad, las autoridades locales y nacionales es esencial para diseñar y ejecutar estrategias que no solo prevengan la intolerancia y los delitos comunes, sino que también promuevan acciones efectivas de inteligencia, investigación criminal y control policial

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más