HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

´Fagid, entrega el cementerio o la Diócesis lo saca con la Policía´

El abogado de la Curia samaria advirtió que inician un ‘proceso de amparo policivo por perturbación a la tenencia’ para desalojar al sacerdote.

Lo que está ocurriendo en Santa Marta no es un cuento garciamarquiano. Ni la ilusión mágica de Macondo. Es la verdad tal cual como está ocurriendo, una historia inédita que sacude a la iglesia en todo el país por no tener antecedentes. La Diócesis de Santa Marta lo resume de manera diplomática como la usurpación de bien de la iglesia por parte de uno de sus sacerdotes, para lo cual ya agotó lo que bien podría considerarse la ´vía diplomática´, la vía disciplinaria, y ahora viene la pelea legal. Si señores, en esos términos: pelea legal donde el Obispo de la Diócesis, monseñor José Mario Bacci Trespalacios, – a quien por mandato canónico los presbíteros deben obediencia y lealtad- busca por medios legales ( amparo policivo y judicial) quitarle un bien preciado que tiene la Diócesis, el Cementerio San Miguel administrado hace 18 años por el sacerdote  Hernando Fagid Álvarez Yacub,. conocido popularmente entre sus feligreses como ´Padre Fajid´.

El origen de esta confrontación que ya llegó a oídos de El Vaticano habiendo pasado por la Conferencia Episcopal Colombiana, es que la Diócesis necesita recuperar el bien inmueble que desde hace más de una década maneja el sacerdote con su particular manera de ejercer el ministerio.

Álvarez Yacub fue nombrado allí en tiempos del entonces Obispo, monseñor Ugo Puccini Banfi, siendo ratificado por el desaparecido monseñor Luis Adriano Piedrahíta. Con la llegada de monseñor Bacci Trespalacios, el señor Obispo consideró necesario hacer una ´reingienería´ en las parroquias que conforman la Diócesis y algunos establecimientos que dependen de ella, como los colegios católicos ( el colegio Diocesano San José) y el propio Cementerio Católico San Miguel.

A los sacerdotes, como en las Fuerzas Armadas, cuando le llega la orden de su superior  solo atinan al obedezcase y cúmplase. No tiene espacio (la norma no lo permite), ni a controvertir, ni refutar, ni refunfuñar, ni negarse a cumplir la orden del Obispo. Y mucho menos a desacatarla. Y con Fagid, quien dijo miedo. No solo se le rebelo al Obispo, sino que entró en franca desobediencia. Lo retó, lo maltrató de palabras y dejó atrás los postulados del régimen canónico para ´abrirse´ y darle la pelea que es lo que ha venido haciendo.

AGOTADA LA PACIENCIA

Para comprender lo que ha sucedido, nos asesoramos de varias fuentes a las que consultamos y nos dijeron:

´Aquí lo que sucedió es que el padre Fagid no quiere soltar el Cementerio. Las razones se desconocen, pero es eso en el fondo, que el Cementerio genera recursos de alguna manera y la Diócesis quiere tener control sobre esos recursos. Fagid desconoció el mandato superior del Obispo. No acató el traslado que le hizo, al nombrarlo en una parroquia de Cerro de San Antonio. No aceptó las explicaciones del Obispo, y entró en franca rebeldía y desobediencia, lo que llevó al Obispo a tomar medidas drásticas suspendiéndole el ejercicio pastoral´.

´Lo que tiene desconcertado al clero samario, es el abierto enfrentamiento en que entró el padre Fagid con el señor Obispo. Le irrespetó su dignidad y el cargo, al menospreciarlo y tratarlo con términos que no corresponden a su investidura. El asunto llegó hasta el punto que algunos seguidores de Fagid con carteles y avisos se presentaron al Cementerio a arengar a favor de Fagid y en contra del Obispo, y ello tiene una motivación clara impulsada por el propio Fagid´, dijo un sacerdote que accedió a hablar bajo el anonimato.

LAS DECISIONES DE LA DIÓCESIS

La Diócesis de Santa Marta en conferencia de prensa realizada ayer en las instalaciones del colegio  Diocesano San José reveló la decisión adoptada respecto al traslado del padre Hernando Fagid Álvarez Yacub, aduciendo que ya se le cumplió el tiempo en la capilla del Cementerio San Miguel, la cual ejerció durante 18 años.

El padre Jesús Orozco Pabón junto al abogado Diego Duque, representante de la firma Duque & Asociados, dio lectura al documento informando a los medios de comunicación, a la comunidad y a la opinión que en el marco del camino hacia el nuevo Plan Pastoral y de su misión evangelizadora la Diócesis ha venido adelantando acciones y cambios por necesidades pastorales y administrativas, y para proporcionar a los fieles el cuidado pastoral necesario en cada comunidad de la Diócesis de Santa Marta.

El texto revelado dice lo siguiente: “Entre tales acciones y muchos cambios se incluyen la revisión de procesos administrativos, los convenios con instituciones universitarias, el traslado de párrocos y, por supuesto, las distintas actividades de acercamiento y el acompañamiento a la comunidad.

En este marco la Diócesis determinó incluso el traslado del Padre Hernando Fagid Álvarez Yacub, quien había sido nombrado encargado de la capilla del Cementerio San Miguel, hace 18 años, por el obispo de entonces, el 1 de noviembre de 2005. Tal decisión incluyó alternativas para que el Padre Álvarez Yacub continúe con su misión en otra parroquia”.

Y señala además, que, “no obstante, y de manera muy lamentable, el Padre ha incurrido en desobediencia reiterada, por lo cual:

  1. En el marco de lo establecido en las normas canónicas y habiendo agotado todos los medios como el diálogo, exhortaciones pastorales, amonestación paternal e incluso el recurso de las amonestaciones canónicas, este 25 de abril de 2024 se emitió el Decreto de suspensión canónica del Padre Álvarez del ejercicio de su ministerio presbiteral.
  2. La suspensión implica la prohibición para celebrar los sacramentos y sacramentales, realizar actos de potestad de régimen.
  3. Tanto la decisión de traslado como las motivaciones para ello le fueron comunicadas por los medios formales. Es de anotar que ante el primer anuncio en abril de 2023 se le concedió una prórroga solicitada. No obstante, de manera enfática, arbitraria e injustificada, el sacerdote se rehusó y manifestó su decisión de hacer caso omiso a tal determinación, así como a dejar sus labores y presencia en la parroquia y en el cementerio, constituyendo así una evidente desobediencia.
  4. El 13 de diciembre de 2023, informado nuevamente de su traslado, el Padre Álvarez se negó a dialogar sobre la nueva destinación pastoral. Más aún, el 15 de diciembre de 2023 con ánimo explícito de quedarse con la administración del cementerio y desconociendo tanto la institucionalidad como la administración existente, el Padre Álvarez creó un nuevo organismo de carácter civil para operar por su propia cuenta la gestión del cementerio y, en consecuencia, mantenerse en el ejercicio del ministerio en la capilla del mismo.
  5. El 6 de enero de 2024 le fue notificado al Padre Álvarez Yacub el nombre de su sucesor, Padre Armando Echeona Melo, designado como Director provisional de la Fundación Juan Pablo Segundo encargada de la gestión del cementerio San Miguel. El 22 de marzo de 2024 le fue notificada la diligencia de empalme a realizarse el 2 de abril, a la cual se rehusó desconociendo el nombramiento del Padre Echeona, incluso profiriendo amenazas.

Es de precisar que una cosa es la responsabilidad pastoral que depende de la comunión con la Iglesia y otra la responsabilidad civil que viene de la

representación legal de la Fundación Juan Pablo II concedida legalmente al nuevo director ejecutivo de la misma. A los hechos relatados a este punto se han sumado otras inapropiadas prácticas tanto misionales como administrativas por parte del Padre Fagid Álvarez, las cuales han conducido a que la Diócesis proceda con otras determinaciones, entre otras:

  1. Alertar a la comunidad para que se abstenga de cualquier actividad irregular y no autorizada que pudiera realizar el Padre Álvarez en su nombre o en el de la Iglesia, así como a abstenerse de adquirir servicios o hacer negociaciones con dicho sacerdote o cualquier otra persona que pretenda actuar en nombre del cementerio o de la Fundación Juan Pablo Segundo, única autorizada para la

administración a cuyo cargo se encuentra el Padre Armando Echeona.

  1. Adelantar un “proceso amparo policivo por perturbación a la tenencia” mediante una querella al Padre Hernando Fagid Álvarez Yacub, y la sociedad Parque Cementerio San Miguel S.A.S. y personas indeterminadas, para que se declare que los querellados vienen perpetrando actos contrarios a la convivencia y perturbando la tenencia legítima que ejerce la Fundación Juan Pablo Segundo sobre el bien inmueble, predio que en la actualidad corresponde al cementerio San Miguel”.

LO QUE DICE ABOGADO

El representante de la firma de abogados Duque & Asociados, Diego Duque precisó que la Diócesis es la titular legal y espiritualmente del parque cementerio San Miguel y que las informaciones del padre Fagid quien dice poseer cesión de derechos particulares de personas con seres queridos allí sepultados solo busca confundir.

“No se trata de un edificio ni de un conjunto residencial o un lugar vacacional para salir a decir que él representa a varias personas o diga que tiene 1.000 poderes de personas sepultadas, pero que no sabemos cómo los consiguió. No cabe duda de que quien mejor puede administrar los intereses familiares de las personas que se encuentran allí descansando lo es la Iglesia Católica por conducto de la Diócesis de Santa Marta y no un particular que lo coge como su tienda. La Diócesis ha buscado todas las vías legales existentes, por ello evitará e impedirá y conseguirá el restablecimiento y la recuperación del campo cementerio en procura de los intereses de quienes justamente están allí”, enfatizó el abogado.

EN LA CÁMARA DE COMERCIO

Vale indicar que en el Registro Único Empresarial y Social (RUES) efectivamente aparece inscrita en la Cámara de Comercio de Santa Marta para el Magdalena la Sociedad o Persona Jurídica denominada “Parque Cementerio San Miguel S.A.S.” con número de matrícula activa 275618 e identificación 901784548.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más