HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Hace 10 años fue la tragedia en la que murieron los 33 niños en Fundación

La nostalgia y el recuerdo de esa amarga experiencia se apoderó ayer de todos los nacidos en Fundación, cuando se les rendía un homenaje póstumo a esas 33 almas inocentes.

POR:
TONNY
PÉREZ MIER

El de ayer no fue un día normal para los residentes en el municipio de Fundación, en el centro del Magdalena, todos, especialmente los habitantes en los sectores populares, recordaron con nostalgia y sentimiento el fatídico accidente ocurrido el 18 de mayo de 2014 donde 33 angelitos y un adulto, murieron calcinados dentro de un bus del servicio de transporte urbano.

Por esa circunstancia por demás dolorosa para todos, ayer se vivieron manifestaciones de dolor e impotencia durante los actos luctuosos en que la comunidad recordó la trágica muerte que por siempre recordarán los habitantes de ese municipio.

Organizada por la Alcaldía Municipal en el sitio de la tragedia, se realizó una misa con la participación de la mayoría de familiares de los menores muertos, quienes dejaron todo a los designios de Dios.

Sin embargo, dentro de la ciudadanía, no hubo quien aprovechó la ocasión para recordarle al Estado que muchos de los ofrecimientos que se les hicieron a los familiares de estos angelitos, quedaron en el papel, porque en la realidad, nada se ha materializado.

La ciudadanía dice que la mejor manera de honrar esas 33 almas, es recordarlo con lo que son: uno ángeles de Dios que desde el cielo velan por los que quedaron en tierra.

Ayer durante los actos se vivieron escenas desgarradoras cuando se pronunciaron los nombres de los 33 menores y de la adulta mayor que murió varios días después a causa de las quemaduras recibidas, cuando trataba de auxiliar a los niños.

ESTO ES DOLOROSO

“Esto es doloroso”, era la frase mágica que ayer se escuchaba en todos los rincones del sitio que fue escogidos para honrar sus memorias, es decir, donde ocurrió el fatídico accidente.

“Todavía la población a pesar que han transcurrido 10 años de esa tragedia, no se recupera de ese golpe recibido ese día”, dijo Ermildo Fontalvo Meriño, docente de la localidad, quien sostuvo que todavía entre los familiares de los niños muertos han quedado muchas séquelas que son difíciles de cicatrizar.

Por su parte Carlos Castro González, residente en Buenos Aires, sostuvo que ya no es hora de mirar atrás. ”Aunque, nos duela especialmente a los familiares de los muertos, es hora de pasar la página y recordarlo como lo que fueron hasta ese día, unas almas de Dios que desde el cielo están velando por los que se quedaron acá”.

Sin embargo, dijo que todavía las autoridades administrativas y las entidades como el Bienestar Familiar, Defensoría del Pueblo y todas las que están atenta a la ayuda de la gente, deben seguir prestando ayuda a las familias que tratan de sacar fuerza de lo más profundo de su ser, para no exteriorizar su dolor, pero todo saben que el dolor es grande y desconsolador.

“Lo peor de todo esto es que se hicieron unos ofrecimientos por parte del Estado y algunos no se han cumplido, solo quedaron en el papel porque en la realidad, es otra cosa”, sostuvo Manuel Cantillo Rosado, familiar de uno de los niños muertos.

“Lo que hay que esperar es que las cicatrices sanen por completo, pero quienes somos nosotros para hacer juicios de esta manera cuando hay 33 familias cargando ese dolor a cuesta todos los días, y en una fecha como la de hoy, afloran más los recuerdos y la nostalgia se apodera de esas pobres familias”, precisó

SUS NOMBRES PERDURARÁN

Yireth Paola Molano Manjarrez, de 7 años, Yerinson Rafael Terraza Quintero, 6 años, Yelena Patricia Otero Hernández, 13 años, Thailyn Michel Hernández Castro, 9 años, Sherrelis Dayana Terraza Quintero, 4 años, Selena Patricia Urbina Díaz, 5 años, Michel Quintero Cantillo, 8 años, Mauricio José Valle Rodríguez, 4 años, Marina Yireth Toncel de la Hoz, de 5 años, Manuel Johan Hernández Castro, de- 5 años, Luz Nais de la Cruz Fontalvo, 12 años, Luisa Fernanda Tapias García y 7 años, Lucelia Ibarra Ortiz, de 7 años.

También serán recordados, Lucas José Rocha Torregoza, 5 años, Keisi Yohana Martínez Escobar, 2 años, Kenner Enrique Fernández Fontalvo, 7 años, Kendry Janeth Bonett Meza, 8 años, Keiver Erazo Durango, 8 años, Keilin Clareth Bonett Meza, 5 años, Juan Diego Martínez Escobar, 4 años, Jonny Fred Barón Rúa, 5 años, Jesús Manuel Bolaños Solís, 8 años, Eilin Fernanda García, 6 años y Dianis Lorena Tapias de 9 años.

Los nativos de Fundación y sus alrededores tampoco podrán olvidarse de Desireth Johana de la Hoz Monsalve, 10 años, Danna Paola Daza Sierra, 11 años, Claudia Melisa Meza Molina, 8 años, Charit Durley Barrios Rodas, 7 años, Breiner José Rocha Torregroza, 8 años, Bladimir José Otero Movilla, 4 años, Belkis Jhoana Paut Gómez, 10 años de nacionalidad venezolana, Antonio Pabón Meza, 7 años, Andrea Carolina Quintero Cantillo, 6 años y Rosiris Hernández Ávila, de 42 años, la adulta que fue la última en morir.

Estos 33 nombres perdurarán de por vida no solo en el recuerdo de sus familiares, sino de todos los fundanenses que nunca estuvieron preparados para una tragedia de esta magnitud.

Hace 10 años fue la tragedia en la que murieron los 33 niños en Fundación Hace 10 años fue la tragedia en la que murieron los 33 niños en Fundación Hace 10 años fue la tragedia en la que murieron los 33 niños en Fundación

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más