HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Billboard-Sociales

¡Mamá, gracias por la vida!

Por

GIULIANA

MANCUSO

 

Esta columna quiero dedicarla muy especialmente a todas aquellas personas que hoy no ven a sus madres hace mucho tiempo, aquellos que guardan en su corazón tristeza o rencor, porque fueron abandonados muy pequeños, aquellos que no compartieron su niñez con mamá.

Sea la razón que sea por la cual hoy no estás con mamá, solo quiero hacerte una invitación y es a honrarla, honrar es dar valor. ¿Sabes? Por ella estás leyendo estas líneas, por ella respiras, por ella sencillamente tienes vida.

Honra a tu madre no importa como esté tu relación con mamá hoy, haz lo que como Hijo te corresponde: Honrarla y bendecirla.

La madre es fuente de vida, su vientre fue escogido por Dios para formarte, fueron nueve meses que viviste dentro de ella, donde se creó un vínculo que absolutamente nada puede destruir, porque ella siempre será tú Madre.

La mirada del hijo compasivo es la mayor prueba de madurez y amor, su toma de conciencia es necesaria para alcanzar la reparación, el perdón la sanidad en una relación que se ha visto afectada por cualquier situación.

Nuestra madre es nuestra conexión con la vida, es el primer latido del corazón, el primer contacto, el primer olor, y la intensidad de este primer vínculo nos condiciona a hijos e hijas para el resto de nuestra vida.

¿Qué te separa de mamá hoy? Sea cual sea la respuesta a esta pregunta, quiero que tengas presente que estoy hablando de la persona que dio la vida.

Estamos rodeados de personas que tienen relaciones excelentes, madre e hijos, donde la comunicación es un pilar importante y la conexión se mantiene intacta, a pesar que con el tiempo muchas cosas cambian y a medida que la vida toma su curso para cada uno, la mamá sigue siendo mamá.

Esto debe inspiráramos a todos, pues de esta relación depende muchas cosas en nuestra vida, la manera como fluyen nuestras relaciones interpersonales, proyectos y emociones.

La relación con mamá es el punto de partida para que nuestro corazón esté en paz con nosotros mismos. Sí tú decides que lo mejor es vivir lejos o estar separada de mamá, ¡no es malo! Lo que sí quiero que tengas presente es que el vivir cerca o lejos no tiene nada que ver con el estado de tu relación con ella.

A donde quiero llevarte hoy, es a tener una relación saludable, amigable, una relación que te de paz interior y te abra caminos hacia la prosperidad del alma y en todo lo que emprendas.

Deja de ver a mamá con ojos de enojo, porque no pudo darte lo que de pequeño anhelabas, revisa el contexto y llénate de valentía para reconocer que todos en cualquier momento tomamos decisiones equivocadas y en algún momento no seremos lo que los demás esperan.

Hoy no importan las razones de ¿por qué mamá me hizo esto?  Hoy lo que importa es que tú entiendas que ‘Mamá’ es Mamá y ella merece honra, sin importar nada de lo que en el camino se pudo presentar.

Honra a mamá por ti, honra a mamá porque es un mandato divino, honra a mamá, porque cuando honras, das valor, cuando honras estás reconociendo que esa persona ha hecho algo valioso y en este caso: fue darte la vida.

Dile a Mamá: “eres valiosa única y hoy decido emprender un nuevo camino, perdonando, abrazándote y reconociendo que eres tan importante que mi corazón solo te agradece por traerme a un mundo donde he aprendido el valor de vivir”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más