HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Los cachacos que mandamos, buscaron fue robarse la plata

Tras reconocer en público que los funcionarios que nombró para llevarle agua potable a La Guajira lo que hicieron fue robarse la plata, y para más señas, fueron cachacos, el presidente Gustavo Petro  durante la entrega de planta potabilizadora de agua en Manaure, Guajira, le pidió a las Fuerza Militares que prioricen el cuidado de esta en esa región del país.

“Le pido aquí a los mandos de las Fuerzas Militares que la prioridad, en este departamento, sea cuidar el agua. Uno de los proyectos, quizás más occidental, hay que examinarlo, ya se va a licitar, es llevar un tubo desde el embalse del Rancherías, en diagonal hacia el norte guajiro”, aseguró el mandatario.

Previamente había indicado que: “El tubo que sale del embalse el Rancherío está agujereado por centenares de veces. Lo que sale de ahí es agua potable, no gasolina, es decir, algo más rico para la humanidad que la gasolina y se invierte en los cultivos de los latifundistas y no se lleva al ser humano, a veces el Ejército cuida el tubo de la gasolina y del gas y no cuida el tubo del agua potable”.

LOS CACHACOS SE ROBARON LA PLATA

En medio del evento, el mandatario, se refirió al que sería el escándalo de la compra de carrotanques por parte de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres para esa región del país. Habló de las dificultades que ha habido para solucionar las dificultades para llevar agua potable a esa región del país.

“Caídos los decretos hay que imponer de todas maneras las decisiones hechas con la comunidad y no echarnos para atrás. Ahora, cuando lo intentamos, nos surgió el segundo problema, los cachacos que mandamos aquí, al parecer, no soy juez, buscaron fue robarse la plata, en vez de dar las soluciones a la comunidad, construir un sistema de capilaridad que se llevará el dinero público hacia no sabemos aún qué destinos y otra vez, otras vez, deteniendo las posibilidades de que esta región (…) tenga agua potable”, aseguró Petro desde la Guajira

Dijo además el mandatario que en la Guajira hay abundancia de agua, pero que “hay un poder político distribuyendo el agua, un poder dentro de la misma comunidad que decide a quién se le entrega el agua, a quién no. El problema de la Guajira no es que no haya agua, es cómo se distribuye el agua. Por ejemplo, alguien decidió que era primero el carbón que la gente”.

LA PLANTA POTABILIZADORA

En una jornada trascendental para las comunidades indígenas de Manaure, La Guajira, el presidente Gustavo Petro se unió hoy a la ceremonia de inauguración de una planta potabilizadora, en la ‘Misión La Guajira’, una alianza innovadora entre el Gobierno y el sector privado.

La iniciativa, parte integral del acuerdo nacional propuesto por el Jefe de Estado, tiene como propósito abordar de manera integral las necesidades de 81 comunidades en Manaure y Uribia, hogar de más de 3.600 familias wayuu.

El corazón de esta jornada es la puesta en funcionamiento de una planta potabilizadora diseñada para proveer agua apta para el consumo humano a las comunidades wayuu de Grasamana, Parenska 1 y Parenska 2, ubicadas en Manaure. Equipada con tecnología de vanguardia, la planta está respaldada por un sistema solar fotovoltaico que garantiza su operación sostenible.

El presidente Petro, en su discurso inaugural, destacó la importancia de esta intervención no solo en términos de acceso básico a servicios, sino también en el reconocimiento y respeto a la cosmovisión y conocimientos ancestrales de las comunidades indígenas. Además, resaltó el compromiso de la alianza en promover el desarrollo económico local, el turismo sostenible y la transición hacia energías limpias.

La ‘Misión La Guajira’ no se limita únicamente a la entrega de infraestructura, sino que también abarca programas integrales de seguridad alimentaria y proyectos productivos. Desde el suministro de insumos para huertas familiares hasta la promoción de prácticas agrícolas sostenibles, pasando por el apoyo a iniciativas de artesanía y asociatividad comunitaria, la misión busca generar un impacto perdurable en la calidad de vida de las comunidades beneficiarias.

Con esta entrega, el presidente Petro dijo que reafirma su compromiso con el bienestar y el desarrollo equitativo de todas las regiones de Colombia, priorizando aquellas históricamente marginadas y vulnerables. Para el Gobierno, la jornada de este sábado también representa el inicio de una nueva era de cooperación y progreso en La Guajira.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más