HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Diócesis sacará con la Policía, si fuere necesario, al padre Fagid

No es una historia sacada de los anaqueles de las novelas de García Márquez. No. Está ocurriendo en pleno Siglo 21 teniendo como protagonistas al señor Obispo de la Diócesis de una capital, como Santa Marta, y al párroco del principal cementerio que tiene la ciudad, el San Miguel, el cual según el cura ´rebelde´ ya no le pertenece a la Curia, sino a 1.500 personas que tienen allí a sus difuntos familiares y quienes – supuestamente-  le entregaron un poder a él, para crear una SAS y administrar el Campo Santo, conforme a los estatutos de una empresa comercial creada para tal fin.

Lo que está planteado en el fondo es la administración del cementerio San Miguel el cual desder hace 20 años lo maneja el padre Fagid Álvarez Yacub quien tuvo la confianza de los obispos Ugo Puccini Banfi y monseños Luis Adriano Piedrahita (fallecido). Con la llegada de monseñor José Mario Bacci Trespalacios, en su facultad episcopal de reorganizar y dirigir las parroquias bajo su órbita, consideró realizar algunos traslados y entre ellos planteó el del padre Fagid, quien fue notificado desde finales del año pasado de su envío a la parroquia del Cerro de San Antonio a lo cual se ha opuesto de manera radical el sacerdote, según lo manifestado por la misma Diócesis.

Desde entonces las relaciones entre el Obispo y el párroco del cementerio se deterioraron llegando a la exposición pública el caso que no ha dejado de sorprender y el mismo ya tiene conocimiento la Conferencia Episcopal Colombiana, la Nunciatura Apóstolica y se dice que está en curso una notificación a El Vaticano con el relato de lo que está ocurriendo.

LO SACARÁN CON LA POLICÍA

Por otro lado, expertos en asuntos canónicos consultados por HOY DIARIO DEL MAGDALENA dijeron que todos los caminos de la Diócesis apuntan a un desalojo policivo del padre Hernando Fagid Álvarez Yacub de la parroquia del Cementerio San Miguel. No ha antecedentes en Colombia de un hecho similar, en la que el Obispo se ve en la necesidad de acudir a la fuerza pública para desalojar a un sacerdote de una iglesia.

´El señor Obispo Bacci se ha llenado de razones y ha estado apegado a lo que dispone el Derecho Canónico. El padre Fagid no solo entró en desobediencia lo cual es censurable y castigado por las normas de la iglesia, sino que está usurpando una propiedad de la Diócesis y lo agrava el hecho que sobre él pesa una separación de sus funciones sacerdotales, ya que la suspensión del ejercicio prebisteral es un hecho que quedó en firme con la expedición del decreto 50´, dijo el experto consultado sobre el particular.

Diócesis sacará con la Policía, si fuere necesario, al padre Fagid
Padre Fagid Álvarez Yacub, dejó de ser párroco de la iglesia del Cementerio San Miguel y en cualquier momento será desalojado de allí por petición de la Curia.

OBISPO SE RATIFICA

De otro lado, ayer la Diócesis de Santa Marta por medio de una circular, emitida en menos de 24 horas de expedido el decreto 050 mediante el cual se separa del cargo como párroco de la Iglesia del cementerio San Miguel al padre Hernando Fagid Álvarez Yacub, nuevamente le informa que debe entregar el cargo al padre Armando Echeona Melo.

En la circular de seis puntos, el jefe de la la Diócesis de Santa Marta monseñor José Mario Bacci Trespalacios, hace un recuento de las diligencias agotadas desde el 2023, para que el relevo se diera dentro de la mayor normalidad, lo que no fue atendido por el padre Álvarez Yacub quien persiste con una obstinada posición en seguir administrando el campo santos.

Igualmente, le recuerda que le queda prohibido la celebración de los sacramentos y sacramentales, realizar actos de potestad de régimen; sin embargo, podrá atender a los fieles en peligro de muerte.

La circular expedida por la Diócesis de Santa Marta, textualmente dice:

1.- En el marco de lo establecido en las normas canónicas y habiendo agotado todos los medios como exhortaciones pastorales, amonestación paternal e incluso el recurso de las amonestaciones canónicas, este 25 de abril de 2024 emitió el Decreto de suspensión canónica del Padre Hernando Fagid Álvarez Yacub del ejercicio de su ministerio presbiteral.

2.- La suspensión implica la prohibición para celebrar los sacramentos y sacramentales, realizar actos de potestad de régimen; sin embargo, podrá atender a los fieles en peligro de muerte.

  1. La decisión responde a que el Padre Álvarez Yacub, quien había sido nombrado como encargado de la capilla del Cementerio San Miguel, hace 18 años, por el obispo de entonces, el 1 de noviembre de 2005, ha incurrido en desobediencia reiterada ante la decisión de traslado emitida por la Diócesis el 9 de enero de 2024 e informada de manera oportuna y apropiada. Tal decisión incluyó alternativas para que el Padre Álvarez Yacub siga con su misión en otro lugar de la Diócesis.
  2. Tanto la decisión de traslado del Padre Álvarez Yacub como las motivaciones para ello le fueron comunicadas por los medios formales. Es de anotar que ante el primer anuncio en abril de 2023 se concedió una prórroga solicitada por el Padre Álvarez Yacub. Aunque ya desde entonces se le indicó que, tal como se habían hecho algunos cambios importantes en instituciones diocesanas, también se haría lo propio con la capellanía del Cementerio san Miguel.
  3. El 13 de diciembre de 2023, informado nuevamente de su traslado, el Padre Álvarez Yacub se negó a dialogar sobre la nueva destinación pastoral. Más aún, el 15 de diciembre de 2023 el Padre Álvarez Yacub creó un nuevo organismo de carácter civil para operar por su propia cuenta el Cementerio, y, en consecuencia, mantenerse en el ejercicio del ministerio en la capilla del Cementerio.
  4. El 6 de enero de 2024 le fue notificado al Padre Álvarez Yacub el nombre de su sucesor, Padre Armando Echeona Melo, designado como Director provisional de la Fundación Juan Pablo Segundo encargada de la gestión del cementerio San Miguel. El 22 de marzo de 2024 le fue notificada la diligencia de empalme a realizarse el 2 de abril.

Cada una de estas acciones y cambios implementados, y otros planeados a corto y mediano plazo, se dan por necesidades pastorales y administrativas, y para proporcionar a los fieles el cuidado pastoral necesario en cada comunidad de la Diócesis de Santa Marta.

Estos cambios incluyen traslado de personal en cargos administrativos, algunas contrataciones, traslado de párrocos, revisión de procesos con el fin de identificar oportunidades de mejora, cambios en los horarios de atención a la comunidad de modo que resulte mejor y más fácil para ellos, distintas actividades de acercamiento y acompañamiento a la comunidad y convenios con instituciones universitarias, entre otros.

La Diócesis mantiene su actitud de puertas abiertas y de transparencia ante cualquier información, así como su principio de actuación orientada por las necesidades pastorales y administrativas, y para proporcionar a los fieles el cuidado pastoral necesario en cada comunidad de la Diócesis de Santa Marta.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más