HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

EE. UU. asegura que nunca ha valorado investigación contra campaña Petro por presuntos fondos ilegales

El Departamento de Estado salió al paso este miércoles a una controversia generada este martes por algunos medios de comunicación colombianos al indicar que Estados Unidos no ha valorado ni constatado la investigación que adelanta la Fiscalía General de la Nación por el presunto ingreso de fondos ilegales en la campaña del presidente colombiano, Gustavo Petro.

«No creo que deba haber ninguna confusión sobre mis comentarios. De lo que estamos hablando aquí es que en el Informe de Derechos Humanos 2023, en la sección de Colombia, hay referencias a una investigación abierta por la Fiscalía General de Colombia. Es un hecho público que la Fiscalía ha abierto esta investigación. El Departamento de Estado no lo anunció. El Informe de Derechos Humanos no lo anunció. Es un asunto de dominio público», dijo el propio portavoz del Departamento de Estado, Vedant Patel, durante la rueda de prensa diaria de este organismo.

Según Patel, la inclusión de cualquier dato en ese reporte «no denota ninguna constatación de hechos o evaluación por parte del Gobierno de Estados Unidos en lo que se refiere a estas menciones específicas».

El funcionario recordó que el reporte es una recopilación de fuentes gubernamentales y no gubernamentales creíbles, entre ellas la Fiscalía.

¿Por qué se suscitó la polémica?

La polémica, que culminó con una nota de protesta diplomática de Colombia a Estados Unidos, se inició este martes cuando un periodista le preguntó al portavoz sobre el reporte de Derechos Humanos que este organismo había publicado el día anterior y en el que se mencionó la investigación que inició al Fiscalía colombiana contra el hermano y un hijo del presidente Gustavo Petro.

Textualmente el informe, en un aparte del capítulo sobre Colombia, decía lo siguiente: «La Fiscalía General abrió investigaciones contra el hijo y el hermano del presidente Petro por presuntamente aceptar pagos irregulares, algunos de los cuales supuestamente financiaron la campaña 2022 de Petro».

Este tipo de informes suelen ser resúmenes más bien fácticos de la situación de un país en los que rara vez se califica un hecho. Como en este caso puntual, que se narró la decisión que tomó la Fiscalía de abrir pesquisas contra los familiares del presidente el año pasado (año 2023, que es que evalúa el reporte).

En la rueda de prensa el reportero le preguntó a Patel si consideraba creíbles las acusaciones sobre el ingreso de dineros ilícitos a la campaña presidencial.

«Lo que puedo decir es que los apartes que incluimos en el informe de Derechos Humanos son creíbles. Por eso salen allí», contestó Patel.

El funcionario, por supuesto, se refería a la mención que se hizo en el reporte sobre la apertura de una investigación como hecho factual y sin entrar a calificarla.

Sin embargo, varios medios decidieron presentarlo como una confirmación de que Estados Unidos avalaba y daba crédito a las acusaciones sobre financiación irregular en la campaña presidencial.

«Estados Unidos considera creíble la entrada de dineros irregulares a la campaña de Petro», titularon varios.

En otras palabras, se pasó de «es creíble que la Fiscalía inició una investigación» (un hecho concreto) a «es creíble la investigación que adelanta la Fiscalía sobre ingreso irregular de fondos a la campaña de Petro».

De acuerdo con varias fuentes consultadas por este diario, el caso se asemeja a un típico problema de «teléfono roto» o mala interpretación del idioma.

«Patel, que no conoce al detalle la situación de Colombia y además debe responder por la situación en más de 180 países del mundo, lo que hizo fue contestar la pregunta dirigiendo la atención a lo que ya estaba dicho en el reporte. Que la Fiscalía adelanta una investigación, un hecho publico que ha sido noticia en el país», le dijo un ex diplomático de Estados Unidos con amplia experiencia en el país.

Adicionalmente, afirman las fuentes, Washington tiene como norma no comentar sobre procesos judiciales en otros países. Y más aún cuando está en sus etapas preliminares e involucra a una nación amiga.

Inexplicablemente, y pese a que las declaraciones del portavoz no sugerían lo que estos medios interpretaron, el gobierno colombiano optó por enviar una fuerte nota diplomática de protesta a Estados Unidos en la que se queja por las declaraciones de Patel.

«Colombia rechaza las expresiones y valoraciones del señor Vedant Patel, las cuales se alejan del contenido real de lo presentado en el informe. Además, sus afirmaciones desconocen e irrespetan el apego de las instituciones colombianas al principio del debido proceso y su compromiso en la lucha contra la corrupción y la impunidad», dijo la Cancillería colombiana.

La Cancillería, adicionalmente, pidió «respeto» por la «autonomía en las actuaciones y funciones de las instituciones gubernamentales de cada Estado».

De acuerdo con otra fuente consultada, «como máximo esto fue un malentendido que simplemente se pudo aclarar con una llamada al departamento de Estado pidiendo una clarificación», la cual eventualmente salió pero cuando ya el gobierno había reaccionado.

De hecho el gobierno, en lugar de matizar el incidente, lo elevó aún más al entrar a cuestionar el reporte como tal -por la mención que se hizo sobre el hijo y el hermano del presidente- y a Estados Unidos por elaborar informes unilaterales.

Según el canciller encargado Luis Gilberto Murillo, Colombia rechaza este tipo de evaluaciones.

«Nosotros no hemos hecho ningún pronunciamiento sobre las investigaciones del hijo del presidente Joe Biden. Si Estados Unidos respeta nuestras instituciones no debe hacer eso», dijo Murillo.

ELTIEMPO

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más