HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Conceptos claros, acciones responsables

Estamos atravesando un momento de conmoción y trastorno inigualable. Día a día llegan más noticias de desconcierto y desesperanza. A pesar de ello, seguimos dedicando nuestra atención y esfuerzos a analizar la problemática de la explotación y abuso que afectan a niñas y niños en nuestro país.

Luego de los escándalos de explotación sexual contra menores, regresamos a la cotidianidad, y vamos dejando atrás, los hechos que otrora nos alarmaron. De igual manera, dejamos pasar el momento para comprender como ciudadanos e inclusive funcionarios públicos, conceptos claves en la protección de los menores de edad.

Permanece una tendencia a deshumanizar a las víctimas de explotación sexual, a través de una percepción distorsionada de la humanidad de los niños, que contribuye a la falta de acción para protegerlos.

A menudo, las personas no reconocen que la explotación sexual de niños y adolescentes atenta directamente contra su derecho fundamental a ser tratados con dignidad y respeto. Esta falta de comprensión puede llevar a la tolerancia o la indiferencia frente a esta grave violación a sus derechos humanos. También, existe una percepción errónea en la sociedad de que las víctimas de explotación sexual eligen voluntariamente esa situación. Esta idea culpabiliza a las víctimas y minimiza la responsabilidad de los explotadores, lo que dificulta la identificación y la prevención efectiva de estos delitos.

La falta de claridad sobre quién lleva la verdadera responsabilidad en casos de explotación sexual infantil contribuye a la impunidad de los explotadores. Se culpabiliza a las víctimas y no a los delincuentes, profundizando los ciclos de abuso y, algunas veces, impidiendo la protección y el apoyo necesarios para los niños. Lamentablemente, en las rutas de atención y protección, es común identificar, falta de claridad conceptual, entre funcionarios públicos que deben intervenir y garantizar derechos fundamentales.

La terminología y los conceptos que utilizamos al hablar sobre la protección de la niñez no solo son importantes por su precisión técnica, sino también por su impacto en la conciencia ciudadana y en el reconocimiento del papel de cada individuo en la protección de los niños y adolescentes.

Es fundamental que los ciudadanos comprendan la gravedad y la complejidad de la explotación y el abuso sexual, así como la responsabilidad colectiva que tenemos en su prevención y erradicación. Asignar la responsabilidad de abordar, atender y prevenir, situaciones alarmantes contra los niños, únicamente en el Estado es tanto una disonancia, como una simplificación, que no conduce realmente a encontrar soluciones efectivas.

Al emplear términos adecuados y claros, como «explotación sexual de niñas, niños y adolescentes», en lugar de expresiones que minimicen la gravedad de estos crímenes, contribuimos a generar una conciencia pública más informada y comprometida. Expresiones de uso común, como «prostitución infantil» o «turismo sexual infantil» reflejan cómo se carga la responsabilidad sobre niñas y niños, al mismo tiempo que se menoscaban su dignidad y derechos.

Los conceptos adecuados, permiten comprender la verdadera naturaleza de la problemática y motivan a tomar acciones concretas para proteger a los menores de edad, tanto desde el rol ciudadano, como desde las instituciones públicas, los medios de comunicación y en general, las organizaciones de todos los sectores en el país.

Desde mi experiencia y reflexión, considero relevante educar a la sociedad sobre los factores de riesgo, las señales de alerta y las medidas preventivas que pueden adoptarse a nivel individual y comunitario. Esto implica acciones pedagógicas en temas relacionados con la protección infantil, a través de una cultura de respeto, responsabilidad y solidaridad hacia niñas, niños y adolescentes.

*Exdirectora del ICBF

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más