HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Corte Suprema dejó en libertad al exministro Luis Alfredo Ramos

La Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia le concedió este viernes la libertad al exgobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos Botero, condenado en 2021 a casi ocho años de prisión por parapolítica.

La decisión llegó por una solicitud interpuesta por la defensa de Ramos, quien argumentó la buena conducta que mantuvo el exmandatario mientras purgaba su pena, que ya había sobrepasado tres quintas partes del tiempo decretado.

Ramos fue condenado por la misma Sala de Primera Instancia el primero de octubre de 2021 a 95 meses de prisión y a una inhabilidad permanente, pues lo encontró culpable del delito de concierto para delinquir con la finalidad de promover grupos armados ilegales.

En abril de 2022, la Sala de Casación Penal confirmó la condena. Más de un año y medio después, en diciembre de 2023, la defensa del exgobernador pidió la libertad condicional, pero el Juzgado Primero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Medellín la negó.

El juzgado aseguró que, aunque estaba acreditado que el exjefe de la Gobernación de Antioquia había cumplido más de 57 meses de cárcel —las tres quintas partes de la pena—, Ramos no aportó información sobre su arraigo familiar.

Además, consideró que la gravedad de la conducta por la que fue enviado a prisión haberse asociado con los bloques Metro y Centauros de las Autodefensas entre 2000 y 2001— no permitía inferir bondades de dejarlo en libertad.

Para la primera instancia, el reproche que merecía Luis Alfredo Ramos era «mayúsculo», así que debía permanecer preso hasta que cumpliese el monto decretado por la Corte. Su defensa apeló la decisión y el alto tribunal respondió con un auto de veintiocho páginas.

La Corte recordó que cuando se le impuso la sentencia él mismo se presentó ante las autoridades, «Estuvo dispuesto a asumir sus obligaciones penitenciarias intramurales», afirmó el Tribunal, y tuvo un comportamiento «en la mayoría de los casos ejemplar».

Asimismo, notó que el exgobernador antioqueño estuvo «dedicado al estudio y a la creación literaria, lo que, a juicio de la Sala, revela un adecuado proceso de resocialización o reinserción social como función y fin último de la pena».

«Se evidenció que el propósito resocializador es de buen pronóstico», subrayó la Sala de Primera Instancia al explicar que el caso de Ramos Botero ya llegó una «significativa proporción de la sanción total».

El comportamiento del condenado, entonces, «permite predicar razonablemente que el cumplimiento total de la condena intramural no es necesaria, ya que su liberación no representa un peligro para la comunidad».

Tras el auto de la Corte Suprema, el exgobernador saldrá del Complejo Penitenciario de Bello (Antioquia) y tendrá una libertad por un período de prueba de treinta meses. Primero, tendrá que pagar una caución de un salario mínimo.

Durante esos meses tendrá que informar todo cambio de residencia, demostrar una buena conducta, comparecer ante las autoridades judiciales que lo llamen y no salir del país sin previa autorización de la justicia.

«El eventual incumplimiento de los anotados compromisos acarreará la revocatoria del subrogado y conducirá a la ejecución inmediata de la pena que le resta por cumplir», advirtió la alta corte. El magistrado ponente fue Ariel Augusto Torres Rojas./Colprensa

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más