HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

La playa Los Cocos está convertida en basurero

Los turistas hospedados en la zona no pueden disfrutar del mar porque está muy sucio, además hay una proliferación de desechos vegetales, plásticos, latas, botellas y otros residuos.

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

Bochornoso y deplorable es la acumulación de residuos vegetales (palizada) y otros elementos como plásticos, latas, botellas, enseres viejos, los cuales proliferan en la orilla de la playa Los Cocos y en el mar junto al espolón.

La situación ambiental mantiene a los residentes del sector muy indignados, así como también están los administradores de varios edificios, pescadores, y los representantes de hoteles ubicados en los alrededores ya que sus huéspedes no pueden disfrutar del mar debido a la presencia de algas marinas y otros residuos vegetales.

“Realmente así es muy difícil potenciar esta zona con vocación turística, por eso es necesario la colaboración de todos para que mantengamos el sector aseado. Hago un llamado a la gerencia de la empresa de aseo para que sus cuadrillas vengan a retirar la acumulación de desechos, los cuales perturban el disfrute de la playa y del mar”, dijo un administrador de edificio.

A ese clamor se unieron también algunos residentes, propietarios, prestadores de servicios turísticos, profesionales e inversionistas, estos últimos quienes desarrollan proyectos inmobiliarios en el exclusivo sector de Bellavista.

Ecologistas y voceros de organizaciones no gubernamentales que realizan brigadas de limpieza y actividades de sensibilización ambiental coinciden al afirmar que la alta contaminación que se propicia en la desembocadura del río Manzanares y en su ribera obedece al poco sentido de pertenencia, por lo que aducen es urgente seguir con las jornadas lúdicas y pedagógicas vinculando a jóvenes, niños y población adulta residente en las distintas cuencas del afluente.

No se puede desconocer que al río Manzanares le arrojan muchos desperdicios como plásticos, icopor, botellas, llantas, muebles y enseres viejos y todos esos elementos contaminantes van a parar al mar cerca de la playa Los Cocos.

Muy loable la acción de varios pescadores junto a voluntarios ecologistas que pertenecen a fundaciones o asociaciones que han liderado actividades de recolección de inservibles con el propósito de darles una adecuada disposición final.

El río Manzanares no puede seguir siendo la ‘cloaca’ o el vertedero de las redes de alcantarillado sanitario, o lo más grave: ser el botadero público más grande de Santa Marta.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más