HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Acato y respeto a la autoridad

Una necesidad sentida para lograr percepción plausible de seguridad y tranquilidad ciudadana, proteger los núcleos sociales, y mantener controlado el orden público interno, es contar con la presencia del Estado, representado en su fuerza pública, especialmente la Policía Nacional de los colombianos y, claro está, acompañada y escoltada por otras instituciones y entidades representativas que cubren temas sensibles como la salud, la educación, el bienestar familiar, sin faltar bajo ninguna razón, la ley con toda su majestad, andamiaje operativo, investigativo y carcelario, es decir aquella soñada pronta y eficiente justicia.

Debemos entender que una administración comprometida con ese enfoque le cierra el paso a la delincuencia y logra el respaldo ciudadano en toda la plenitud de su gestión.

Ese acuerdo de asistencia institucional y ciudadana le dificulta el accionar a toda caterva delictiva, que pretenda permanecer y afincarse en estas zonas donde el estado hace presencia y potencia su respuesta a las necesidades ciudadanas.

Este estado de seguridad y calma se logra fomentando un ingrediente de alta consideración como es el respeto por las autoridades que representan la ley, moral y buenos principios, pues no deja de ser preocupante el crecimiento de unidades policiales atacadas y muertas, como resultado de su intervención en actos del servicio. Las estadísticas señalan que la mayoría de agresiones se presentan al intervenir para controlar riñas o enfrentamiento entre contertulios, cosa diferente al necesario choque con delincuentes en defensa de la honra y bienes de los ciudadanos.

Recordemos que la policía es una institución que lucha por controlar el orden y respeto por la ley. No perdamos de vista que el policía es la autoridad más cercana con el ciudadano, es el auxiliador, el orientador y hasta acompañante en situaciones inciertas e inseguras; ese hombre puede llegar a convertirse en concejero ante instantes precarios o confusos.

Estos servidores públicos no son perfectos ni pretenden serlo, pero siempre están prestos al llamado y clamor público o personal para actuar, sin detenerse a pensar en su integridad física, es por ello que la cuota de sacrificio se muestra tan alta y desconocida por la sociedad a la que desveladamente sirven.

Si nos detenemos a pensar, entenderíamos que la policía esta conformada por hombres y mujeres que en otros estadios llamamos nuestros hijos, los jóvenes del sector, esos que vimos crecer y formarse, que hoy son nuestro orgullo por la labor social que desempeñan.

Es urgente que la sociedad en todos sus niveles y estratos hagan un giro hacia el respeto y consideración de estos seres, tan caros a nuestros sentimientos cuando los necesitamos, pero tan olvidados en tiempos de paz y tranquilidad. Los ciudadanos no sabemos quiénes son, como ellos no saben con quien se meten, pero son la autoridad.

*Exdirector de la Policía Nacional.     

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más