HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

ENVIDEO: La ´fragata portuguesa´ fue vista en el mar de Pescaíto

En las últimas horas en la región Caribe se han encendido las alarmas por la aparición de la fragata portuguesa, recientemente vista en las playas de Santa Verónica, en Juan de Acosta, Atlántico y ahora con presencia en aguas samarias.

A través de un video que circula en redes sociales una persona que se encontraba en el mar de Pescaíto habría descubierto esta falsa medusa que ha causado miedo entre los bañistas por el peligro que representa por los efectos nocivos que su contacto podría provocar.

De acuerdo a lo dicho por expertos la exposición a este ser puede desencadenar reacciones alérgicas severas, urticaria, y un intenso dolor y ardor en el área afectada.

“Altamente peligrosa, la picadura es más fuerte que un agua mala, parece que estuviera quemando, el que tenga las defensas bajas lo manda a la clínica” dice la persona que captó la especie en aguas del mar de Pescaíto.

Cabe mencionar que según lo que han dicho especialistas en este tipo de especies, los síntomas que causaría el veneno de la fragata portuguesa, deben recibir asistencia médica inmediata, debido al riesgo de choque anafiláctico que podría desencadenar.

Por ello, el llamado es a las autoridades distritales y los organismos de control ambiental y marítimo, para que emitan las recomendaciones a la comunidad de ser precavidos a la hora de ingresar al mar, evitando el contacto ante la presencia de esta especie en alguna de las playas.

MUCHO OJO

Suele confundirse con las medusas, pero no es una de ellas, razón por la cual también se le denomina “falsa medusa”. La fragata portuguesa tiene una forma de vela gelatinosa o flotador, de aspecto de botella azul o púrpura, de forma de campana, muy llamativa, de 25 a 30 centímetros y que, además, sus tentáculos pueden llegar a medir 50 metros de largo. Su forma y flotabilidad facilitan que recorra los océanos con el impulso de mareas, corrientes marinas y el viento.

El doctor Luis Herrada, jefe del Servicio de Urgencia de Clínica Universidad de los Andes explicó que “debemos estar alertas porque podríamos tomar contacto con la fragata portuguesa sin advertirlo, especialmente porque puede flotar en las aguas o estar en la orilla de las playas”.

Asfixia por inmersión: saber hacer reanimación cardiopulmonar puede salvar vidas

Ante una picadura o incluso el simple contacto, la persona podría percibir un dolor muy intenso, como una quemadura, y luego enrojecimiento de la piel afectada, o incluso síntomas más generales como dificultad para respirar, con sensación de falta de aire y colapso.

Otras señales son la aparición de:

Dolor abdominal

Náuseas y/o vómitos

Calambres

Cefalea

Confusión

Broncoespasmos (disnea)

Dolor al pecho

Arritmias

El doctor Herrada enfatizó que “una picadura puede provocar solo dolor, pero algunas personas pueden presentar síntomas sistémicos cardiovasculares, que podrían ser mortales, ya que es una reacción que puede afectar al corazón o los pulmones”.

 

¿Qué hacer ante el contacto con la fragata portuguesa?

Lo más inmediato es neutralizar el efecto, interrumpir el contacto con ella y retirar inmediatamente todo resto. Otras recomendaciones son:

Retirar a la persona del agua y, en caso de presentar síntomas como dificultad para ventilar o falta de aire, pedir auxilio inmediatamente.

Interrumpir el contacto de la piel del afectado con cualquier parte de la fragata portuguesa. Si aún tiene la fragata en el cuerpo, retirar con guantes o con agua de mar, no tocar directamente.

Aplicar vinagreblanco sobre la zona afectada en forma tópica por unos 30 segundos. El ácido acético al 5% (vinagre) inhibe la descarga de nematocistos.

A continuación, lavar la zona con agua de mar (no usar agua corriente). A diferencia de lo que se podría pensar, no se debe aplicar agua dulce pues aumenta la reacción local.

Si es posible, extraer los restos con pinzas.

En el caso de sentir picazón, no rascar ni frotar la piel, pues podría producir heridas y aumentar el efecto local.

No usar ningún líquido o ungüento sobre la zona, porque puede activar la acción tóxica o alérgica, agravando los síntomas y aumentando los efectos.

La persona puede recibir analgésicos corrientes y se puede aplicar hielo sobre la zona afectada, el que debe estar dentro de una bolsa o ir envuelto (nunca debe ir el hielo directo, ya que está hecho con agua dulce, lo que activa el tóxico).

Si hay mucho dolor, no se recomienda el hielo y es más recomendable sumergir la zona afectada en agua caliente (40° a 45°C) o una ducha caliente por 20 minutos.

En personas con alergias conocidas o anafilaxia, se recomienda la autoadministración de epinefrina si presenta síntomas de alarma (dificultad para ventilar, edema, enrojecimiento generalizado de la piel o colapso).

Consultar precozmente a un servicio de urgencia, sobre todo al presentar síntomas como dificultad para respirar, colapso, edema o enrojecimiento generalizado de la piel.

“Además, nunca hay que tocar a una fragata portuguesa, ni siquiera sus restos, porque su veneno es inyectable a través de sus miles de aguijones microscópicos e incluso puede pasar si ya murió hace dos semanas”, aconseja el urgenciólogo.

Al ser la fragata portuguesa una especie peligrosa para los humanos, desde la Capitanía del Puerto entregaron las siguientes recomendaciones para los lugareños y turistas:

Si se detecta la presencia de “fragatas portuguesas” en las zonas de playa, es mejor evitar ingresar al mar en ese momento.

Si encuentra ejemplares varados en la arena de la playa debe evitar su manipulación, pues los tentáculos además de ser muy largos, muchas veces, no son visibles.

Ante una mala manipulación o accidente de contacto con los tentáculos, se puede producir una “picadura” o quemadura muy dolorosa, en caso de ser alérgico, se debe acudir de inmediato a un centro médico para su tratamiento.

Si se llega a tener contacto de la piel con los tentáculos, se debe lavar inmediatamente el área afectada con agua de mar y retirar restos de tentáculos, evitando tomar contacto directo con ellos. Evite raspar la piel pues, esto activa más cnidocitos, y con ello la liberación de más sustancia urticantes.

No toque la fragata portuguesa en el mar ni en la playa, ya que los cnidocitos siguen activos y pueden liberar más toxinas, aún si está muerta.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más