HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Billboard-Sociales

Santa Marta comienza a vivir la Cuaresma

Dentro de la comunidad católica hay celebraciones litúrgicas durante todo el año y una de las más importantes es el comienzo de la Cuaresma con el Miércoles de Ceniza, este acto religioso se llevó a cabo ayer en todas las parroquias de la Diócesis de Santa Marta.

En esta celebración religiosa, los sacerdotes y ayudantes de las diferentes parroquias recuerdan la frase bíblica: «Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás», debido a que se recuerda la fragilidad de la vida humana en la que la muerte es un destino inevitable, y por ello, debemos prepararnos para el encuentro con el Padre Celestial.

Además, se exhorta a los católicos a enfocarse en la conversión personal. Tras la imposición de la ceniza, comienza la Cuaresma, cuando durante 40 días y a través de la vivencia del ayuno, la oración y la limosna, los fieles se preparan para la Semana Santa en la que se recuerdan los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús, Hijo de Dios.

Este año, el señor Obispo de la Diócesis de Santa Marta, monseñor José Mario Bacci Trespalacios, entregó un mensaje especial e importante sobre este tiempo de Cuaresma, destacando que:

“Iniciamos el tiempo de la Cuaresma, un tiempo de conversión, el cual no se debe comprender como fruto de una percepción personal, de ser mejores personas a base de nuestro esfuerzo sino como respuesta a la Palabra de Dios que confronta nuestros valores, actitudes que definen nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. De modo que la totalidad de nuestra vida, la fuerza de la conversión llegue a ser expresión de la vida de Jesús, en esto consiste la conversión, en esto consiste la vida cristiana.  A partir de ello, nuestro desafío es enorme y continuo, nos lleva toda la vida a la conversión. Demos entonces inicio a esta Cuaresma con un renovado compromiso personal de escucha de la Palabra de Dios y de oración.

En la Cuaresma, en nuestro contexto de país, vivir la situación existencial de limosna implica crecer en sensibilidad de corazón y en audacia de acciones concretas para contribuir en la superación de estructuras injustas de nuestra sociedad que causa pobreza y miseria, y para socorrer las necesidades de tantos hermanos empobrecidos o en situación de carencias. La Cuaresma desde esta perspectiva es también el tiempo de la caridad concreta y activa.

Segundo lugar, el ayuno, implica la privación del alimento o gustos personales, pero este gesto tiene un alcance todavía mayor, no solamente es una medida dietética, sino que tiene una motivación espiritual, no solo dejó de comer algunos alimentos, sino que me ejercito en una mayor y mejor eficacia en la capacidad de manejo de mis impulsos, de la firmeza de mi carácter. En estos tiempos modernos estamos viviendo una cierta esclavitud de las individualidades, por tanto, el ayuno cuaresmal puede ser una ayuda eficaz para luchar por nuestros proyectos en clave de encuentro y diálogo con los demás, de centramiento de mí mismo, de encuentro con la realidad, en una actitud más respetuosa para construir una amistad social, un estilo fraternal de familia y de sociedad.

tercero, la oración, nuestra relación con Dios, nos coloca en comunión con Dios y nos ayuda a discernir y reconocer su presencia en mi vida. La verdadera conversión brota de la oración”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. AceptarLeer más