HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Mar de leva desprendió las bancas del Camellón

El mar de leva sacó mucha arena hacia el Camellón generando montículos e inclusive varias rocas, las cuales aún están acumuladas y a la espera de que alguna entidad proceda a retirarlas.

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

Siguen conociéndose más estragos y afectaciones del fuerte oleaje y mar de leva que azotó a Santa Marta la semana anterior. En un recorrido por el Camellón de la Bahía se pudo constatar el desprendimiento de las bancas de concreto, la destrucción de las jardineras, el cáñamo y las estructuras verticales, entre otros daños.

Aunque las autoridades no han revelado un balance de las pérdidas económicas ni tampoco cuáles serán las acciones para desarrollar en aras de garantizar la preservación del espacio público recuperado, la ciudadanía reconoce que se trató de un fenómeno natural originado por el cambio climático.

El mar de leva sacó mucha arena hacia el Camellón generando montículos e inclusive varias rocas, las cuales aún están acumuladas y a la espera de que alguna entidad proceda a retirarlas.

Por los lados de la playa de Los Cocos, en el sector de Bellavista, el panorama sigue igual de deplorable debido a la proliferación de residuos plásticos, llantas, latas, botellas, materiales vegetales, enseres viejos, y mucho icopor. Los denominados ‘escobitas’ de la empresa Atesa no han dado abasto para hacer la recolección de la cantidad de desperdicios contaminantes.

En el balneario de Cabo Tortuga se reportó un total de 12 kioscos derribados que dejan pérdidas económicas cuantiosas y un detrimento al sector turístico.

El fenómeno natural también dejó a su paso una gran acumulación de arena y varios residuos plásticos que fueron expulsados hacia la orilla lo que obligó a una recolección con rastrillos y palas.

En el balneario turístico de El Rodadero, las fuertes olas desprendieron las boyas que se usan para la delimitación o señalización de la zona de bañistas con la zona de motos marinas, jet sky y lanchas. Debido a lo anterior es prioridad de la autoridad marítima adelantar la reposición de las boyas en aras de garantizar la seguridad humana en el mar.