HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Condenan a 47 años de cárcel al asesino de Michel Dayana

A 47 años de prisión fue condenado Harold Andrei Echeverri Orozco, quien admitió haber asesinado a la menor de 14 años Dayana Michell González Sierra, en hechos sucedidos el 7 de diciembre en el barrio San Judas de Cali.

El material de prueba presentado por la Fiscalía evidenció que el hombre, quien prestaba turno de vigilancia en un taller de la ciudad, abordó a la víctima. Allí obligó a la menor a entrar al lugar, la asesinó y posteriormente ocultó las partes del cuerpo en distintas bolsas plásticas.

Una vez cometido el crimen, el procesado hurtó una motocicleta del taller y huyó.

Luego de la preocupación de la familia por la desaparición de Michel González, empezaron la búsqueda de la menor en el barrio. Las autoridades llegaron hasta el taller cuando algunos trabajadores reportaron malos olores al otro día, esto sumado a las denuncias de la hermana de la menor desaparecida, quien aseguraba que el hombre que trabajaba en ese taller les decía obscenidades mientras pasaban por el lugar.

En el allanamiento al lugar se encontraron hallazgos de sangre y el cuerpo de la menor, por lo cual las autoridades iniciaron un plan candado y compartieron el retrato hablado para la búsqueda de Echeverri Orozco como principal sospechoso del crimen.

La captura se dio cuatro días después de una denuncia ciudadana que aseguraba que el hombre de 40 años se había fugado hacia la ciudad de Villavicencio (Meta).

Durante el proceso de las audiencias judiciales, el ahora sentenciado aceptó ante el juez los cargos de feminicidio agravado y hurto calificado y agravado que en su contra formuló un fiscal de la Seccional Cali.

Luego de esta audiencia de lectura de sentencia, en la que se confirmó la condena contra Harold Andrei Echeverri Orozco, el juez ordenó que esta persona debe purgar la sentencia en la cárcel de Cómbita (Boyacá) donde permanece privada de la libertad desde diciembre pasado.

LA VIOLENCIA CONTRA LOS NIÑOS Y NIÑAS EN COLOMBIA

Michelle Dayana González tenía quince años y durante la noche de velitas fue asesinada y desmembrada, al parecer por un hombre que hacía las veces de celador de un taller cercano a su casa en el barrio San Judas, Cali. El hombre huyó y fue arrestado por la Policía a quinientos kilómetros de distancia del sitio del crimen.

El caso de Michelle Dayana podría haber quedado en las mismas sombras en las que permanecen los doce homicidios que diariamente se cometen en el país contra niños, niñas y adolescentes. Pero su familia optó por visibilizar su tragedia, y encontró eco en la prensa y en las redes sociales.

La Policía señaló a Echeverry de ser el responsable del crimen atroz, cuyas características son las de un feminicidio agravado, el delito que le fue imputado en la tarde de este martes, 12 de diciembre, poco más de veinte horas después de la captura, junto al hurto agravado. El exmilitar aceptó los cargos.

PELIGROSO PARA LA NIÑEZ

Según un informe de la agencia de derechos humanos Pandi, Colombia es “un país peligroso para la niñez”.

La directora de Pandi, Ximena Norato, le explicó a Colprensa que la muerte de Michelle Dayana es un feminicidio, pero también retrata la crueldad que cada año deja un total de 634 niños y niñas víctimas de homicidio o feminicidio.

Norato agregó que este año el Instituto de Medicina Legal ha examinado más de veinticinco mil casos de violencia sexual. De ese total, el 82% corresponde a niños, niñas y adolescentes, y en la mitad de los episodios el presunto agresor es un pariente.

Las cifras de violencia contra la niñez, anotó, son un llamado de atención para las familias, la sociedad y el Estado para “reforzar las cadenas de protección de la niñez”, como lo establece la Constitución, la Convención sobre los Derechos del Niño, el Código de Infancia y Adolescencia y otros instrumentos jurídicos. “Los derechos de los niños prevalecen”, sentenció.

Mientras el panorama no cambie, “casi que tenemos que encerrar a los niños para que no nos los maten, para que no sean víctimas de abuso sexual, porque estamos en un país en el que no pueden disfrutar de la calle o disfrutar de una fiesta y los papás estamos preocupados”, afirmó Norato.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más