HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Líder en la región

Familiares y amigos le dieron último adiós a Franco Ospina

POR
EDGAR
TATIS GUERRA

Después de una eucaristía que se realizó en la parroquia de Bavaria en donde el sacerdote hizo una homilía esperanzadora sobre el misterio de la muerte, los hijos, hermanos, demás familiares, amigos y allegados de Franco Ospina de Armas le acompañaron para darle el último adiós.

Al finalizar los actos litúrgicos varios de los asistentes se trasladaron hacia Jardines de Paz, en el barrio Mamatoco, en donde se hizo la cremación del cuerpo de Franco Ospina en medio de un ambiente de recordación a las enseñanzas, anécdotas, hazañas e investigaciones que en vida protagonizó este hombre de mar.

De acuerdo con la información recopilada, las cenizas de Franco Ospina de Armas serán esparcidas al océano al que siempre perteneció como navegante y expedicionario.

Entre los asistentes al cementerio se encontraba Alfredo Diazgranados Caballero, expresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Santa Marta para el Magdalena, quien destacó el importante legado que nos deja Franco Ospina a la sociedad en general. “De Franco tenemos los mejores recuerdos, creo que es un digno sucesor del capi Ospina ya que siguió con todos esos dotes de investigación, su gran pasión por el mar y prácticamente le dedicó su vida al mar haciendo cosas intrépidas, por eso estamos aquí”, precisó.

Comentó además que su legado permanecerá por siempre al igual que su padre Francisco Ospina Navia quien junto a José ‘Pepe’ Alzamora iniciaron las Fiestas del Mar, un evento significativo de Santa Marta.

Por su parte, Luz Mery Ramírez, quien es fisioterapeuta y durante varios años asistió a Franco Ospina de Armas lamentó el fallecimiento de quien fuera su paciente y amigo. “El señor Franco era una persona admirable, me deja un gran ejemplo de vida porque no se amilanaba ante las circunstancias difíciles. Era un hombre que cuando se sentía decaído me escuchaba y se levantaba, era un soñador y cada vez visionaba cosas más grandes. Es un ejemplo de vida y de mucha pujanza. Fue una sensible y una persona preocupada por el medio ambiente, su gran pasión fue el mar”, indicó.

Fue categórica al afirmar que, “aunque el dueño del apartamento azul en el cielo lo llamó, Franco deja un enorme vacío en todas esas personas que le conocimos y nunca lo vamos a olvidar”, recalcó.

Finalmente, la profesional de cabecera de Franco, con su voz entrecortada y unas lágrimas que se deslizaban por sus mejillas, dijo que Franco tenía un gran proyecto para los 500 años de Santa Marta y ya lo habían contactado muchos periodistas de distintas ciudades.

Fidel Vargas Salcedo, exdirector de la Oficina de Turismo del Magdalena, quien asistió a Jardines de Paz para darle el último adiós a Franco Ospina, aseguró que los Ospina han sido unos visionarios del turismo con la creación del Acuario de El Rodadero.

“Es muy triste aceptar la partida de Franco, un hombre del mar y que le entregó su vida a la ciudad de Santa Marta. De manera conjunta con su padre, hermanos y su familia construyeron el Acuario de El Rodadero que es considerado uno de los productos turísticos más importantes del destino. No cabe duda de que es el tour que más se vende a los visitantes desde hace más de 55 años. Franco nos deja ese legado y esas ganas por luchar, por atraer a más turistas y a muchas más personas para que disfruten de las múltiples experiencias únicas que brinda Santa Marta”, puntualizó Vargas.